Las mejores películas de Dreamworks Animation


Sebastián Zavala

Asistente de Dirección y Crítico de Cine
Blogger Oficial



Puede que Dreamworks Animation no sea tan bien reconocida como Pixar, pero eso no quiere decir que no haya producido algunas de las películas animadas más entretenidas que hayamos visto en el cine. Son bastante inconsistentes, de eso no hay duda, pero cuando se inspiran, son capaces de producir filmes verdaderamente emotivos y divertidos.

Hasta el momento, las críticas de Trolls, su más reciente producción, han sido bastante positivas—la crítica especializada en los Estados Unidos no está siendo tan generosa con la producción como con películas de la talla deComo Entrenar a tu Dragón, por ejemplo, pero sí están mencionando que se trata de una película colorida y llena de encanto. Considerando lo terrible que pudo haber sido —quizás más parecida a algo como StrangeMagic, de Lucasfilm— deberíamos estar agradecidos.

Es por ello que, aprovechando el estreno de dicha cinta este jueves en los cines, les presento mis cinco películas favoritas de DreamworksAnimation. Vayan tomando nota, puesto que estas sí vale la pena que vean más de una vez.

Veamos.

5. Vecinos Invasores



Comencemos con una de sus películas menos conocidas. Vecinos Invasores es una cinta que recuerdo haber visto en el cine dos veces, con distintos grupos de amigos; sí, así de divertida me pareció. RJ (voz de Bruce Willis), un astuto mapache, convence a un grupo de pacíficos animales para que lo ayuden a invadir una nueva casa en medio de los suburbios—todo para que pueda pagar una deuda de comida. La premisa no es de lo más intrigante, pero aquí lo que vale es el sentido del humor que los guionista lograron inyectarle a la historia; el estilo de Vecinos Invasores es bien de caricatura clásica, haciendo uso de situaciones exagerados y mucho slapstick (humor físico) para hacer reír a su público. Los personajes, desde el mismísimo RJ (quien es interpretado con sorprendente carisma por Willis) hasta una tortuga que es capaz de ser ridículamente rápida en las condiciones adecuadas, todo personaje es memorable y muy divertido. Para mi, Vecinos Invasores es la película más subvalorada en la filmografía de Dreamworks. ¡Corran a verla!

4. Peabody y Sherman



Otra película a la que no le fue tan bien en la taquilla (felizmente esta horrible tendencia cambia con este ejemplo). Peabody y Sherman, basada en la caricatura clásica estrenada hace ya varias décadas, me recordó bastante a Vecinos Invasores, también por su sentido del humor exagerado y súper veloz. Existen películas animadas que tratan de simular más a la vida real, quizás manejando las mismas regla de la física que se pueden ver en el mundo real, tratando de sentirse más verosímiles. Lo que me gusta de filmes como Vecinos Invasores y Peabody y Sherman es que son caricaturas al 100% — mandan toda regla de la física al tacho, y más bien se concentran en presentar las historias más hilarantes chifladas posibles. Consideren, si no, la manera en que el viaje en el tiempo funciona en esta película; realmente no tiene sentido, pero eso no importa. Acá lo que importa es el humor y la relación de padre e hijo entre los dos personajes del título, el verdadero corazón de la historia. No será una secuela de una franquicia conocida, o no tendrá a las mayores superestrellas de Hollywood otorgándole sus voces a los personajes, pero Peabody y Sherman definitivamente es de las películas más encantadoras en la filmografía de Dreamworks.

3. Kung Fu Panda 2



Me encanta la franquicia de Kung Fu Panda. Me encanta la manera en que mezclaron elementos de la cultura tradicional china, con leyendas quizás más parecidas a lo que vemos en películas occidentales, con el sentido del humor tan peculiar de Jack Black, con lecciones importantes sobre la vida (como la importancia de la amistad, o de la familia). Aunque las tres películas son muy divertidas, similar a lo que ha sucedido con otras trilogías, mi favorita es la segunda. Esta película agarró todo lo que funcionó en su predecesora y lo mejoró. El villano es mucho más memorable (no es todo los días que uno tiene el privilegio de ver a un pavo real, maestro del Kung Fu, con la voz del gran Gary Oldman), la acción es más ambiciosa, los gráficos son mucho más espectaculares, y la historia, aunque algo previsible, continúa desarrollando la historia de Po el Panda, presentando revelaciones importantes de su pasado que serían exploradas a más profundidad en la tercera entrega. Kung Fu Panda 2 es un gran ejemplo de lo que se puede lograr con una secuela bien hecha —expandir el universo que se ha creado con una película, y presentar algo familiar pero suficientemente distinto como para que no se sienta como una vil excusa de ganar dinero. Kung Fu Panda es de las mejores trilogías animadas que hayamos visto hasta ahora.

2. Shrek 2



Shrek 2 es la última película de la franquicia que verdaderamente valió la pena ver. La tercera película es la peor de todas, poco inspirada y sosa, y la cuarta, aunque algo mejor, demostró que los guionistas se estaban quedando sin historias que contar y sin temas que explorar. (Lo cual no ha evitado que Dreamworks anuncie la producción de una quinta cinta, claro está…) Aunque la primera entrega es la que comenzó todo, la que probó que era capaz producir un filme animado lleno de chistes para adultos, pero que también podía apelar a los niños, es la primera secuela la que terminó de afinar la fórmula (las dos secuelas mencionadas líneas arriba trataron de imitarla, pero jamás la pudieron igualar). Es este filme el que tiene los chistes más memorables, la historia más emotiva, y la que nos introdujo, por primera vez, al Gato con Botas (voz de Antonio Banderas). Además, cualquier película que haga un buen uso de la voz del gran John Cleese siempre será buena para mi…. en todo caso, vean las dos primeras películas de Shrek, pero quédense con la segunda. (A ver si con la quinta son capaces de hacer algo interesante….)

1. Como entrenar a tu dragón



De hecho se la veían venir. Es más, mencioné esta película en la introducción de este artículo, por lo que podrían acusarme de “spoilear” mi propia lista con demasiada antelación. Pero no importa. Si hay una razón por la cual Cómo entrenar a tu dragón merece este primer puesto, es que es, de todas las franquicias producidas por Dreamworks (sí, una franquicia; tiene una segunda parte, inferior pero igual muy divertida, y una tercera se estrenará el 2018), es la que más se parece ha algo que haría Pixar. Mezcla muy bien la emotividad con lo divertido, la seriedad de una historia bien hecha con elementos más ligeros que apelan a los más pequeños de la casa. Hiccup (JayBaruchel) y su dragón Chimuelo viven en un mundo donde las consecuencias pueden ser reales y hasta traumáticas (no diré nada sobre el final, lo juro) pero donde todavía queda algo de asombro y magia por descubrir. Me encanta la estética “vikinga” que el filme maneja, y me gustan sus estimulantes escenas de acción. Pero lo que la hace resaltar, es la emotividad e innegable humanidad de su historia, algo invaluable para transformar una película animada como esta en algo verdaderamente memorable.

¡Se vienen los Trolls!



Ojalá, pues, que Dreamworks haya sido capaz de producir algo igual de divertido es inspirado que estas cinco películas que he mencionado con Trolls. Su fuente de inspiración no es la más interesante, necesariamente (los muñequitos de Troll que todos hemos visto alguna vez en nuestras vidas), pero mejores cosas se han hecho con fuentes igual de poco atractivas (véase la genial Gran Aventura LEGO).

Como siempre, los dejo con el trailer de la película en cuestión. ¡Hasta la próxima semana!





VER MÁS PUBLICACIONES