La gran Saga Galáctica


Sebastián Zavala

Asistente de Dirección y Crítico de Cine
Blogger Oficial



Todos los sabemos. Lo sabemos gracias a todos los trailers que se han estrenado, a todos los spots de TV que hemos podido ver en Internet, a los anuncios en las calles y, obviamente, a todos los comentarios que podemos encontrar en las redes sociales: este jueves 17 de diciembre estrenamos Star Wars Episodio VII: El Despertar de la Fuerza.

Quizá se trate de la película más esperada del año, y es muy posible que termine siendo la más exitosa también; sí, incluso más que Jurassic World. Mucho se ha dicho del potencial que tiene de convertirse en la película más exitosa de la historia, superando los más de 2000 millones de dólares que recaudó Avatar, de James Cameron, hace unos años. Las expectativas son altísimas, la emoción de los fans (entre los cuales me incluyo) no podría ser mayor, y las actividades que se han ido realizando como esperando este estreno han sido incontables.

¿Pero por qué tanta expectativa? Si no conocen Star Wars… pues qué raro. Son parte de una minoría realmente enana. Y si conocen la saga, o si son fanáticos acérrimos como yo, saben todo lo que tienen que saber sobre las películas, libros, videojuegos, series de televisión y más. Pero sin importar a que “bando” pertenecen, creo que podrán disfrutar de este artículo: un pequeño resumen de las seis películas principales que hemos podido ver hasta el momento, y lo que esperamos sea (o no sea) El Despertar de la Fuerza.

Con ustedes, en honor al estreno del Episodio VII este jueves 17 de diciembre en todas las salas de Cinestar, un recuento de la gran saga de Star Wars.

Star Wars Episodio I - La Amenaza Fantasma



Para muchos, la más débil de la saga, y con mucha razón. Después de todo, es la película que nos introdujo al insufrible Jar Jar Binks, que presentó por primera vez el concepto de los midiclorianos (un concepto tan mal pensando y tan rechazado por los fanáticos, que luego de esta película no se volvió a mencionar) y que tuvo de protagonista a un Anakin Skywalker de 10 años, un personaje algo irritante y desesperantemente inocentón. Sabemos que Star Wars es para toda la familia, pero La Amenaza Fantasma resultó ser demasiado infantil para muchos.

Pero no todo es malo. De hecho, el Episodio I NO es la peor película jamás estrenada como muchos fanáticos le harían creer a uno. La acción, por ejemplo, está magníficamente escenificada, siendo las secuencias más resaltantes una emocionante (y visualmente espectacular) carrera de Pods, y por supuesto, el duelo de espadas láser entre Qui-Gon Jinn (el gran Liam Neeson), Obi-Wan Kenobi (Ewan McGregor) y el temible Darth Maul (el ágil Ray Park). Hay un par de escenas dramáticas (como la despedida entre Anakin y su madre) que funcionan, y algunos actores que resaltan entre tanta interpretación tiesa y carente de energía: Liam Neeson impone respeto como el Maestro Jedi sabio y rebelde, y Ewan McGregor logra recrear con perturbadora exactitud los manierismos y la forma de hablar de Alec Guinness. La Amenaza Fantasma es la película más mediocre de la saga, pero como fanático, no puedo dejar de disfrutarla (hasta cierto punto).

Star Wars Episodio II - El Ataque de los Clones



Hay quienes creen que El Ataque de los Clones es incluso peor que La Amenaza Fantasma, pero esa me parece una evaluación injusta. Es cierto, el diálogo es realmente terrible (especialmente durante las escenas “románticas”), la actuación de Hayden Christensen (interpretando a un Anakin adolescente) es tiesa, y algunas decisiones técnicas, como el hacer que cada uno de los soldados clon sea digital (cuando están usando sus armaduras, claro), son cuestionables, pero en general se trata de una película más ágil, más emocionante, más interesante, y más madura que el Episodio I.

Para empezar, todo el último tercio de metraje, desde que Anakin y Padmé entran al coliseo en Geonosis, es magistral. La acción no para, desde el ataque de los monstruos a nuestros héroes, hasta la entrada de Mace Windu (Samuel L. Jackson—“¡se acabó la fiesta!”) y el rescate de último minuto por parte de Yoda y el ejército de clones. Y cómo olvidar los duelos de espada láser—OK, la pelea entre Anakin, Obi-Wan y el Conde Dooku (el gran Christopher Lee) tiene una coreografía algo decepcionante, pero el combate entre este último y Yoda, demostrando por primera vez sus habilidades con el sable de luz, es excelente. Muchos dicen ahora que se trata de una escena ridícula, pero cuando vi la película (varias veces) hace 13 años, NADIE se reía en el cine; todos nos quedábamos maravillados con lo que el viejo y verde maestro podía hacer.

Puede que la película abuse de los efectos digitales (véase la escena de Yoda, Mace y Obi caminando por un Templo Jedi que parece sacado de un videojuego para Play Station 3) y puede que el romance entre Anakin y Padmé no funcione en lo absoluto (nadie nunca olvidará EL diálogo sobre arena…), pero como entretenimiento puro, como demostración de cómo la República fue convirtiéndose en el Imperio que todos conocemos de la Trilogía Original (darle algo de la culpa a Jar Jar Binks fue un toque maravilloso), la película funciona bastante bien.

Star Wars Episodio III - La Venganza de los Sith



Realmente me molesta cuando meten al Episodio III en el mismo saco que el Episodio I y II. Puede que esto resulte sacrílego para algunos, pero para mí, La Venganza de los Sith es una de las mejores películas de la saga, superior incluso a El Retorno del Jedi (lo siento, pero no puedo superar a los Ewoks). Este Episodio lo tiene todo: acción emocionante, efectos visuales espectaculares, actuaciones… decentes… (Hayden Christensen definitivamente ha mejorado algo) y un tono realmente oscuro, convirtiéndola en la película más deprimente de la saga junto con el Episodio V. El final de La Venganza no carece de esperanza (o, como dirían algunos, Una Nueva Esperanza, jo, jo) pero tampoco es un desenlace bonito en donde el bien triunfa y los malos mueren. Es más un intermedio, algo que da gusto ver en un blockbuster millonario y subestimado por muchos.

La transformación de Anakin en Darth Vader no es particularmente sutil, pero funciona. El romance entre nuestro protagonista y Padmé es mucho menos cursi (aunque sí hay una escena, en el balcón de la amada, con diálogo insufrible) y Jar Jar Binks casi no tiene presencia en la historia. Visualmente, la cinta es mucho más interesante que los dos Episodios anteriores: la cámara es menos tiesa (de hecho, el filme comienza con un plano secuencia bastante impresionante), y los efectos digitales son más creíbles.

Pero la razón por la cual el Episodio III es un éxito tiene todo lo que ver con lo emocional. La secuencia de la Orden 66, en donde el Emperador asesina a todos los Jedi alrededor de la galaxia, me dio piel de gallina cuando la vi por primera vez; los duelos entre Anakin y Obi-Wan, y entre el Emperador y Yoda me emocionaron como pocos (especialmente el desenlace del primero), y los últimos diez minutos de metraje, carentes de diálogo, en donde vemos el destino de varios personajes, tienen un poder incomparable. Episodio III tiene algunas de las mismas fallas que sus dos predecesoras, pero son, también, los detalles los que la salvan: la escena entre Anakin y Palpatine en la Ópera, la secuencia (nuevamente, sin diálogo) en donde Anakin y Padmé se mira desde lejos, o el paralelismo entre la muerte de Padmé y el renacimiento de Anakin (o DarthVader). Puede que para muchos haya sido “muy poco, muy tarde”, pero La Venganza de los Sith, a pesar de pertenecer a las precuelas, es una película legítimamente buena.

Star Wars Episodio IV - Una Nueva Esperanza



El clásico de clásicos. La película que lo comenzó todo. El filme que, originalmente, sólo se conocía como StarWars. No importa cómo lo quieran llamar, pero el Episodio IV es, también, una de las mejores entregas de la saga, no tanto por su contenido emotivo o por la trama (la cual es bastante simplona), si no por lo icónico que es. Es la película que nos introdujo, por primera vez, a personajes clásicos como R2-D2, C-3PO, DarthVader, Obi-Wan, Luke, Leia, y Han Solo; es la película que presentó, por primera vez, diseños inolvidables como el Halcón Milenario o la Estrella de la Muerte; es la película que llevó a los efectos especiales de la época a un nivel antes inimaginable; y es la película que permitió que los demás Episodios existan.

Habrá siempre gente que dirá que es un trabajo poco original; que es demasiado parecida a La Fortaleza Escondida, de Akira Kurosawa, o que los temas que maneja tienen demasiadas influencias de la cultura samurai o de la sabiduría Zen. Pero esa es la belleza de StarWars: tomó elementos de trabajos previos, como las películas de Samurai o los Western, los juntó todos, y construyó algo nuevo, revolucionario, emocionante. Las actuaciones son sólidas (más enérgicas que en la mayoría de las precuelas), los efectos especiales son magníficos, el diálogo, para variar, es memorable (se nota que George Lucas tuvo algo de ayuda con este guión) y el clímax de la historia… solo basta con decir que, cada vez que veo la escena en donde Luke está a punto de destruir la Estrella de la Muerte, se me eriza la piel. ¿Qué más podría decir?

Star Wars Episodio V - El Imperio Contraataca



La obra maestra de la saga. El Imperio Contraataca agarró todo lo que funcionó en su predecesora, y lo mejoró, llevándolo a un lugar más oscuro, un mundo donde las consecuencias son más reales y el drama es un poco más intenso. El Episodio V está mejor dirigido que el IV; tiene mejores efectos especiales (no hay ninguna secuencia, desde la persecución en el campo de asteroides, hasta el duelo entre Luke y DarthVader, que no se vea espectacular hasta el día de hoy), tiene mejores diálogos, y tiene un final mucho más efectivo.

“Yo soy tu padre”. Cuatro simples palabras que hicieron del Episodio V más que una secuela superior: la convirtieron en un evento imperdible, una película que convertiría en parte de la Historia del Cine. Obvio que si ya han visto las precuelas (o si vieron la saga por primera vez en orden cronológico) sabían de la identidad de DarthVader (de hecho, su identidad es parte del foco de los primeros tres Episodios), pero en 1980 fue una increíble sorpresa para todos, un momento que nadie se esperaba y que muchos no creían. Pero incluso sin ser ese momento una sorpresa el día de hoy, El Imperio Contraataca funciona gracias a su tono más oscuro, al romance tan bien logrado entre Leia y Han (compárense con la relación telenovelezca entre Anakin y Padmé), a los personajes nuevos que se introdujeron (nunca olvidaremos a Lando o Boba Fett) y a ese gran final en donde los malos ganan (temporalmente) y los buenos se tienen que ir a casa con la cola entre las piernas.

Star Wars Episodio VI - El Retorno del Jedi



Para mí, las más débil de la Trilogía Original. El hecho de que haya una segunda Estrella de la Muerte le quita bastante originalidad a la cinta (especialmente considerando que los Rebeldes terminar destruyéndola casi de la misma manera que la primera), pero la presencia de los Ewoks, aquellos ositos de peluche que viven en los bosques de Endor y que consideran a C-3PO como una clase de dios, le quitan seriedad y madurez a la película, alargando (innecesariamente) la trama y, encima, introduciendo una batalla en donde le ganan a un ejército de (¿los mejores?) soldados del Imperio.

Por otro lado, algunas de las debilidades que Lucas evidenció en las precuelas comienzan a aparecer en esta película: los ret-cons que no tienen mucho sentido (ahora estamos acostumbrados a que Leia sea hermana de Luke, pero en aquella época, cuando se hizo la revelación, uno podía dejar de pensar en el beso que se dieron en la película anterior), y el diálogo pobre combinado con actuaciones tiesas (en este Episodio solo sucede una vez: en la escena dramática en Endor entre Luke y Leia).

Pero obviamente no todo es malo. Después de todo, El Retorno del Jedi sigue siendo una película entretenida y visualmente espectacular: la batalla espacial final es particularmente impresionante (especialmente cuando consideramos que todo fue hecho con maquetas), la introducción formal del Emperador es memorable, y la eventual redención de Darth Vader funciona tanto a nivel narrativo como a nivel emotivo. El Retorno del Jedi es imperfecto, pero no puedo dejar de admitir que le dio un final satisfactorio a la saga. Bueno, al menos un final temporal…

Star Wars Episodio VII - El Despertar de la Fuerza



…porque este jueves 17 de diciembre comienza una nueva trilogía. Las expectativas hacia El Despertar de la Fuerza son gigantescas, pero no cabe la menor duda de que la película probablemente las cumpla.

¿Qué sabemos hasta ahora? Pues sabemos que los protagonistas son Rey (Daisy Ridley), una busca-chatarra que vive en el planeta desértico Jakku, y Finn (John Boyega), un Stormtrooper para la Nueva Orden (los sucesores del Imperio) que decide abandonar a sus superiores y termina aterrizando forzosamente… en Jakku, obviamente. También sabemos que aparecerán Han Solo (Harrison Ford), Leia (Carrie Fisher), quien es ahora General de la Resistencia (el nuevo nombre de la Rebelión) y Luke (Mark Hamill), a pesar de que no aparece en los trailer. Y por supuesto, hay nuevos villanos: Kylo Ren (Adam Driver), un fanático de Darth Vader a pesar no ser un Sith; la Capitana Phasma (Gwendoline Christie), quien viste una nueva armadura cromada de Stormtrooper, y el General Hux (Domnhall Glesson) de la Nueva Orden.

Ah, obvio que tenemos también a la ganadora del Óscar Lupita Nyong’o interpretando a la pirata MazNakata; a Oscar Isaac haciendo de Poe Dameron, un piloto de X-Wing para la Resistencia; al legendario Max Von Sydow en un rol misterioso, y a Andy Serkis interpretando al Líder Supremo Snoke, algo así como la nueva versión del Emperador para esta trilogía.

Lo interesante de El Despertar de la Fuerza es que la mayor parte de la trama no ha sido revelada; sabemos que se tratará de contar la historia de una NUEVA generación de héroes, con los protagonistas antiguos en roles más bien secundarios (pero innegablemente importantes). Sabemos que, a pesar de contener efectos digitales de última generación (incluso los personajes de Nyong’o y Serkis serán completamente digitales), el director J.J. Abrams ha favorecido locaciones reales y efectos más a la antigua (el ya famoso droide BB-8 fue una creación real), y sabemos que es el comienzo de una nueva trilogía—de hecho, Lucasfilm comienza a filmar el Episodio VIII en enero.

Star Wars para rato

Pero no solo tendremos una nueva trilogía. También habrá spin-offs—historias independientes que no tienen nada que ver con las trilogías principales. De hecho, el primero de estos se estrena en diciembre del próximo año: StarWars - RogueOne, protagonizada por la gran Felicity Jones. Y de ahí tendremos producciones como la película de Han Solo, dirigida por Phil Lord y Chris Miller, famosos por encargarse de la memorable Gran Aventura LEGO. ¡Hay StarWars para rato!

Y eso es todo lo que tengo que decir sobre la saga. Simplemente no puedo contener mi emoción por ver El Despertar de la Fuerza—¡ya no falta nada! Y para saciar la emoción de todos ustedes, los dejo con el trailer más reciente de la película. ¡Hasta la próxima semana!





VER MÁS PUBLICACIONES