La saga de Rocky


Sebastián Zavala

Asistente de Dirección y Crítico de Cine
Blogger Oficial



Pues quién diría que este año veríamos a Sylvester Stallone con un Globo de Oro a Mejor Actor de Reparto, y nominado a la misma categoría por los Premios de la Academia. En años recientes, el rudo actor se había convertido en una parodia de sí mismo (aunque no al mismo nivel que en la época en la que filmó “Detente o mi mamá te disparará”): dedicándose a actuar en películas de acción decepcionantes como la trilogía de Los Indestructibles a pesar de tener casi 70 años.

Es cierto, tanto Rambo como Rocky 6 fueron buenas (especialmente la segunda), pero fuera de revivir sus personajes más populares, Sly no parecía ser capaz de hacer nada particularmente interesante. Y es por eso que sorprendió a más de uno que su mejor actuación en años… fuera, precisa e irónicamente, interpretando a Rocky por una última vez. Quizás Stallone ya no sea capaz de desarrollar nuevos personajes memorables, pero si hay alguien que sabe interpretar a Rocky a la perfección, es él.

Creed es una de las películas más esperadas del año aquí en Perú (en Estados Unidos se estrenó el 2015). Y es por eso que hoy les presento un breve pero interesante recorrido por la saga de Rocky, desde la primera película de la década de los 70, hasta el nuevo filme que se estrenará aquí este jueves 28 de enero. Veamos.

Rocky (1976)



La cinta que lo comenzó todo. El guión fue escrito por el mismísimo Stallone (!) y aunque inicialmente él quería protagonizar Y dirigir la historia, al final solo se quedó con el primer cargo, el director siendo el experimentado John Avildsen. Puede que a muchos se les haya olvidado, pero el primer filme de Rocky es verdaderamente excelente; más que una película de pugilismo y violencia y patriotismo, es una historia de amor y de superación, en la que uno se identifica inmediatamente con Rocky porque es un perdedor simpático que se enamora de una chica común y corriente (Talia Shire), pero que tiene ambiciones grandes y mucho valor. Incluso menos gente recordará que Rocky no gana la batalla final contra Apollo Creed (Carl Weathers), pero eso no es lo importante. Por algo el plano final de la cinta tiene a Rocky abrazando a Adrian después de terminar la pelea; he ahí lo importante.

Rocky II (1979)



Rocky II es una continuación natural de la primera entrega, y aunque no llega a superar a su predecesora (quizás porque no se siente igual de original), al menos no es igual de repetitiva y tonta como algunas de las secuelas que se estrenarían en el futuro. Es aquí que vemos a Rocky ganar el título mundial por primera vez; es aquí que lo vemos casarse con Adrian, enfrentarse a Apollo nuevamente, y es aquí que nos damos cuenta que el personaje VIVE para boxear, que no sirve para absolutamente nada más. Stallone, Weathers y Shire regresan como sus respectivos personajes, dando actuaciones sólidas en una secuela que, por momentos, se siente demasiado familiar, pero que finalmente logra entretener gracias a que uno todavía puede identificarse con Rocky. Y sí, esta vez Stallone sí pudo ser el director.

Rocky III (1982)



Es aquí cuando, creo yo, el foco de la saga comienza a alejarse de la humanidad de los personajes, y más bien comienza a concentrarse en las peleas. De hecho no ayuda el que el antagonista del filme, Clubber Lang, sea interpretado por Mr T, alguien que no es famoso, precisamente, por sus capacidades actorales. Sí, se trata de un blockbuster mucho más genérico, emocionante por momentos, de eso no hay duda, pero carente de la humildad y emotividad tan evidente en las dos películas anteriores. Es con Rocky III que uno comienza a sospechar que las secuelas están siendo estrenadas más por la plata que por otra cosa.

Rocky IV (1985)



No voy a negar que Ivan Drago, interpretado por el imponente Dolph Lundgren, es una rival formidable. Es un ruso gigante, intimidante, e increíblemente fuerte. Pero considerando la época en la que la película fue estrenada (5 años antes de la caída del muro de Berlín), sí resulta bastante cursi el que Rocky, a fin de cuentas, se tumbe al comunismo y termine la Guerra Fría por sí solo. Entiendo el simbolismo, y entiendo el que, durante esa época, dicho patriotismo (y amor por la democracia y todo lo americano) haya sido necesario, pero decir que el personaje de Rocky fue exagerado a más no poder para esta entrega implicaría ser bastante amable. Rocky IV es entretenida, de eso no hay duda, pero sí en la Parte III la saga ya estaba comenzado a volverse en una serie de blockbusters genéricos, con la IV ya se había tornado en una cuasi caricatura.

Rocky V (1990)



Para muchos, la peor entrega de la serie. Es en Rocky V que vemos al robot de Paulie, que se nos presentan personajes aburridos y poco memorables (Tommy Gunn, George Washington Duke), y que nos damos cuenta que la saga ya no es capaz de contar historias originales o interesantes… al menos de la manera tradicional. Las peleas ya no se sienten tan emocionantes como antes, el personaje de Adrian es casi inconsecuente (¿recuerdan lo importante que era en la primera película, incluso más que la pelea final contra Apollo Creed?), y la inclusión del hijo de Rocky, Robert, aunque potencialmente interesante, termina por destruir una película totalmente innecesaria y claramente hecha únicamente para recaudar dinero en la taquilla.

Es con Rocky V que muchos creían que la saga había llegado, finalmente, a su fin. Pero Stallone tenía una As más bajo la manga….

Rocky Balboa (2006)



Han pasado 16 años desde que Rocky peleó contra Tommy Gunn en Rocky V. Rocky está retirado, Adrian ha fallecido (esto trae unas interesante repercusiones en el personaje de Rocky), Robert ya casi no habla con su padre, y Paulie ha regresado a trabajar a la planta de carne. Rocky tiene un restaurante, y ya no está interesado en pelear. Pero como deben imaginarse, el viejo pugilista todavía tiene algo de la antigua energía en él, por lo que después de una serie de acontecimientos que prefiero no revelar, peleará contra Mason Dixon (Antonio Tarver), el peleador de moda. La trama no es nada del otro mundo, pero Rocky Balboa logra revivir la emotividad y humanidad tan presentes en las primeras dos cintas, extrayéndole una buena actuación a Stallone, y emocionándonos con las relaciones que entabla Rocky con su hijo y con su rival. Fue, definitivamente, la mejor entrega de la saga desde Rocky II.

Creed (2015)



Y finalmente llegamos a la película que todos hemos estado esperando: Creed. Del director de la excelente Fruitvale Station (si no la han visto, ¡háganlo!), Ryan Coogler (quien acaba de ser contratado por Marvel para dirigir la película de Pantera Negra), y protagonizada por el actor principal de aquella película, Michael B. Jordan, el filme nos cuenta cómo Rocky se vuelve el mentor de Adonis Johnson, el hijo de su antiguo rival Apolo Creed. La película ha recibido excelentes críticas (superiores, incluso, a las de Rocky Balboa) y ha sido nominada a varios premios, incluyendo los que mencioné antes. Es por todo esto que hay que ir a verla apenas la estrenen este jueves.

¿Creed 2?

Aparentemente MGM quiere lanzar Creed 2 el año 2017… pero eso todavía está en veremos. por lo pronto, tenemos una saga que consiste de siete películas, algunas mejores que otras, pero siempre presentando al personaje más famoso del buen Sly: Rocky Balboa.

Como siempre, los dejo con el trailer de la película. Hasta la próxima semana, ¡cuídense!





VER MÁS PUBLICACIONES