Piratas del Caribe


Sebastián Zavala

Asistente de Dirección y Crítico de Cine
Blogger Oficial



La saga de Piratas del Caribe es una de las más populares de toda la historia del cine, tanto así que convirtió a Johnny Depp en toda una estrella de cine multimillonaria (luego de participar en principalmente películas de prestigio, o como protagonista en muchas cintas de Tim Burton), y logró desarrollar una franquicia muy rentable para Disney. Muchos creían inicialmente que solo se estrenarían tres películas —la historia principal terminó con la tercera cinta—, pero como el prospecto de más ganancias era tentador, tuvimos un cuarto filme.

¡Y ahora un quinto! Este jueves se estrena Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar, dirigida por Joachim Rønning y Espen Sandberg (Kon-Tiki) y protagonizada, como siempre, por Johnny Depp como el Capitán Jack Sparrow. Se trata de una continuación de lo que hemos visto en las cuatro películas anteriores, y con suerte, del regreso de la franquicia a sus glorias del pasado, luego de la inflada tercera entrega, y la decepcionante cuarta parte.

Pero me estoy adelantando. Aprovechando el estreno de este filme, les presento un breve repaso por la franquicia de Piratas del Caribe, película por película, como para refrescarles la memoria antes de que vayan a ver esta nueva entrega.

¡Veamos!

Piratas del Caribe: La maldición del Perla Negra (2003)



La película que lo comenzó todo. No todos creían en este proyecto, dirigido por Gore Verbinski (conocido antes de esta cinta solo por encargarse de la primera adaptación norteamericana de El Aro), y protagonizado por un excéntrico Johnny Depp, quien parecía no ser capaz de convencer a ningún ejecutivo de Disney de que estaba haciendo un gran trabajo. Bueno, definitivamente no se imaginaban que meses después sería nominado al Óscar por este rol. Emocionante, graciosa y visualmente espectacular, esta primera película representa todo lo que uno querría de un blockbuster millonario y bien hecho: escenas de acción divertidas, dialogo entretenido (todo lo que sale de la boca de Depp es oro), héroes bien parecidos (son interpretados por Orlando Bloom y Keira Knightley, después de todo), villanos memorables (¡el gran Geoffrey Rush!), y por supuesto, una actuación central que terminó por convertirse en uno de los trabajos más populares de la carrera de Depp. La película fue un éxito rotundo, Jack Sparrow se ganó una legión de fanáticos, y Disney comenzó a ver ganancias por todas partes. La secuela no se haría esperar.

Piratas del Caribe: El cofre de la muerte (2006)



De hecho, al más puro estilo de Volver al Futuro, Verbinski decidió filmar la segunda y tercera parte de Piratas del Caribe al mismo tiempo, estrenándolas solo con un año de diferencia. La primera de estas secuelas, El Cofre de la Muerte, podría considerarse como más de lo mismo… aunque en este caso, no sea algo malo. Un poco más exagerada y bombástica, pero sin perder el encanto de los personajes de la primera película, El Cofre de la Muerte hace un mayor uso de efectos digitales para llevar a la vida a algunos de los personajes secundarios más complicados, pero funciona gracias a la trama interesante, historias de trasfondo para personajes como el Will Turner de Orlando Bloom (aquí es donde conocemos por primera vez a su padre, interpretado por Stellan Skarsgard), y un nuevo villano interpretado brillantemente por Bill Nighy, haciendo uso de la tecnología de captura de movimiento, y excelentes efectos digitales. De hecho, su Davy Jones es tan convincente, ¡que muchos creían inicialmente que fue creado solo con maquillaje y/o animatrónicos! La película no supera a la primera, pero igual sirve como entretenimiento puro y duro. La siguiente, sin embargo, no correría la misma suerte…

Piratas del Caribe: En el fin del mundo (2007)



Entiendo que es necesario incluir un poco de peligro y muerte en una película de aventuras para aumentar la tensión y que uno sienta que los personajes se encuentran en situaciones peligrosas… pero considerando lo popular que es la franquicia con niños y que, después de todo, es producida por Disney, Piratas del Caribe: En el fin del mundo se pasó de oscura. Consideren, si no, la infame escena de ahorcadura pública, o el tono general del filme, el cual es, la mayoría del tiempo, ridículamente lúgubre y sombrío. Esto se ve reflejado incluso en la paleta de colores y la dirección de fotografía; mientras que la primera cinta, por ejemplo, hacía un mejor uso del color, todo lo que recuerdo de esta secuela es el azul y el gris. Y en lo que se refiere a la trama… es innecesariamente enredada (todo el mundo para traicionándose entre sí) e inflada, tanto así que los personajes se pasan como media hora tratando de reunir a los capitanes piratas para la batalla final..y en el climax, no hacen absolutamente NADA. Es con esta película que la franquicia comenzó a sentirse desgastada, innecesaria, hasta tediosa… pero como hizo plata, Disney no estaba listo para detenerse.

Piratas del Caribe: En aguas misteriosas (2011)



Hay que admitir, sin embargo, que al menos se tomaron un poco más tiempo para sacar una nueva secuela. En aguas misteriosas es, para su humilde escritor, la entrega más floja de la saga. Mientras que la tercera cinta tenía, al menos, uno que otro momento de brillantez o diversión, En aguas misteriosas es simplemente… aburrida y previsible. Rob Marshall, cineasta especializado en musicales, parece estar perdido en un mundo de peleas de espadas y combates marinos, incapaz de inyectarle algo de energía o tensión a los procedimientos. Johnny Depp parece estar actuando en modo automático, y aunque los personajes de Orlando Bloom y Keira Knightley no eran los simpáticos del mundo (y mucho menos en la película anterior), se hacen extrañar en esta entrega (sus reemplazos son más tiesos y poco convincentes que Hayden Christensen y Natalie Portman en Star Wars Episodio II). Penelope Cruz está desperdiciada, y el único que parece estar divirtiéndose es el gran Ian McShane, quien merecía ser el villano de una producción superior. Ah, y ni qué decir del 3D… la vi en dicho formato porque era la única manera de verla en versión subtitulada por aquel entonces, y casi me sangran los ojos. Salí mareado del cine, y no necesariamente porque la película me hizo sentir que estaba en altamar…

Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar (2017)



Han pasado seis años desde la última película (la espera más larga entre secuelas hasta ahora), por lo que la anticipación para La Venganza de Salazar definitivamente se puede sentir. Curiosamente, la táctica de marketing por parte de Disney para esta película es bastante sutil; no sabemos demasiado de la trama, y los trailers están enfatizando más la presencia de Johnny Depp como Sparrow (obviamente) y de Javier Bardem como el Salazar del título, un nuevo e intimidante villano. La presencia de Joachim Rønning y Espen Sandberg detrás de las cámaras me da esperanzas; eso, y el regreso de Orlando Bloom y Keira Knightley, quienes, con suerte, lograrán otorgarle algo de energía y pasión a la historia. Lo mejor, sin embargo, es que los directores han declarado haber tratado de regresar a la sensación de diversión y ligereza de la primera entrega, sin efectos digitales exagerados ni tramas enredadas… ¡ojalá ese sea el caso! Solo hay una manera de averiguarlo…

¿Dónde está el ron?



Como pueden haberse dado cuenta, la franquicia de Piratas del Caribe no es la más consistente del mundo; su única constante, prácticamente, es la presencia de Johnny Depp, quien ha hecho del Capitán Sparrow un personaje propio, uno de esos protagonistas populares que jamás podrían ser interpretados por ningún otro actor. Estoy seguro de que el cambio de talento detrás de las cámaras, así como la presencia de actores de la talla de Javier Bardem, harán de la nueva película, La Venganza de Salazar, una experiencia divertida y emocionante.

Los dejo con el trailer oficial de Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar. ¡Hasta la próxima!





VER MÁS PUBLICACIONES