Tarzan en el cine


Sebastián Zavala

Asistente de Dirección y Crítico de Cine
Blogger Oficial



Esta semana se estrena La Leyenda de Tarzán, la más reciente aventura del personajes creado por Edgar Rice Burroughs (el mismo que escribió las novelas de John Carter… ¿alguno vio la película?). Esta vez, el encargado de traer esta historia a la pantalla grande es David Yates, director de cuatro películas de Harry Potter (desde La Orden del Fénix hasta Las Reliquias de la Muerte - Parte 2), y los protagonistas son un musculoso Alexander “hijo de Stellan” Skarsgård (como Tarzan, obviamente) y la bellísima Margot Robbie (Escuadrón Suicida) como Jane, lógicamente.

Sí, esta nueva adaptación se ve muy interesante, visualmente impresionante y protagonizada por actores innegablemente atractivos (¡pero también muy talentosos!) Pero como deben saber ya algunos, esta no es la primera adaptación de un material tan antiguo (el personaje tuvo su primera aparición en papel en 1912) al cine, por lo que hoy me dedicaré contarles un poco sobre algunas de las cintas que hemos podido ver sobre este personaje.

Hey, con suerte les dará ganas de ver esta nueva producción Hollywoodense. Aunque pensándolo bien, si los abdominales de Skarsgård o la presencia en general de Robbie no lo lograron, hay poco que yo pueda hacer al respecto…

En fin, como hay muuuuuchas películas sobre Tarzan y escribir sobre todas me tomaría más espacio del que normalmente me dan en este blog, simplemente mencionaré las más importantes de cada “era”, por así decirlo.

Veamos.

Cine mudo



Tarzan de los monos (1918)

Evidentemente tenía que mencionar la primera. Tarzan de los Monos es una película muda estrenada en 1918, dirigida por Scott Sidney, y protagonizada por Elmo Lincoln (Tarzan) y Enid Markey (Jane). Es una adaptación de la primera mitad de la novela escrita por Edgar Rice Burroughs, Tarzan de los Monos (la segunda mitad sería adaptada en la secuela, El Romance de Tarzan), y es considerada como una de las películas más fieles a su fuente de inspiración. El filme fue filmado en en 1917 en Morgan City, Louisiana, utilizando a los pantanos de dicha ciudad para representar a la jungla africana. Como muchas de las películas de aquella época, Tarzan de los Monos fue censurada, lo cual felizmente no afectó mucho la calidad del producto final. Obviamente es injusto comparar esta película con adaptaciones más modernas, pero si son fanáticos de Tarzan, definitivamente la tienen que ver.

Era de Johnny Weissmuller



Tarzan en Nueva York (1942)

Johnny Weissmuller interpretó a Tarzan en varias películas, pero Tarzan en Nueva York es una de las más destacables por muchas razones. Primero que nada, fue la última película de esta era en ser producida por MGM—la franquicia pasaría a RKO para la siguiente entrega. Segundo, es la primera película en donde el vestuario de Tarzan cambia, reemplazando el clásico tabarapo con ropas más… modernas. Esto, obviamente, debido a que sus aventuras ahora se desarrollan en Nueva York, lo cual resulta en escenas bastante hilarantes en donde vemos a nuestro salvaje amigo tratar de entender algunos de los elementos más modernos de la sociedad de aquella época. Aunque no es de las películas más memorables del personaje, ciertamente logra entretener gracias a su tono ligero y momentos divertidos—sin embargo, para este época, muchos miembros del público y de la crítica ya estaban comenzando a cansarse del personaje.

Era de Lex Barker



El Peligro de Tarzan (1951)

De todas las cintas de Tarzan protagonizada por Lex Barker, El Peligro de Tarzan es la única en haberse grabado parcialmente en Kenya. De hecho, el que el director Byron Haskin y su equipo haya podido integrar tan bien las tomas filmadas en Kenya a la película, la cual fue grabada en su mayoría en los Estados Unidos, fue una de las razones por la que fue tan bien recibida por la crítica de la época. Es más, el póster original del filme tiene como slogan: “La más reciente aventura de Tarzan… ¡tenía que ser grabada en África!” Por lo demás, se trata de una película bastante promedio, entretenida, bien actuada y con algunas secuencias verdaderamente emocionantes, pero nada que el público de los años 50 no hubiese visto antes en aventuras previas de nuestro selvático amigo. Sin embargo, la nueva locación sí le da algo de variedad visual al asunto, por lo que es recomendable si es que planean ver algunas de las cintas de esta Era.

Era de Gordon Scott



Tarzan y el Safari Perdido (1957)

Tarzan y el Safari Perdido es la primera película de Tarzan en ser filmada y estrenada en color (específicamente, en Eastman Color). Además, también fue la primera cinta de la franquicia en ser producida por MGM desde 1942, y fue filmada en Nairobi, África del Este. Por otro lado, se trata también de una de las adaptaciones más fieles a la obra de Burroughs desde la Era Muda, presentado bastante referencias a escenas y momentos de las novelas (como el origen de Tarzan, por ejemplo). Adicionalmente, el Tarzan de esta cinta no es un hombre simple y medio sonso, si no más bien un protagonista astuto e ingenioso, más parecido a la caracterización que Burroughs le dio en sus libros. No obstante, el personaje de Jane no aparece en la película, lo cual podría restarle algo de atractivo a la historia para algunos fanáticos.

Era de Jock Mahoney



Tarzan va a la India (1962)

Jack Mahoney solo interpretó a Tarzan en dos películas, por lo que hablaré únicamente de la primera, Tarzan va a la India (la segunda fue Los Tres Retos de Tarzan). Como pueden haberse dado cuenta por el título, esta vez la historia no se desarrolla en África—de hecho, ambas películas protagonizadas por Mahoney se desarrollan fuera de dicho continente (Los Retos se desarrolla en Tailandia). Este filme es destacable no solo por el cambio significativo de locación, si no también por la presencia de algunos actores famosos de Bollywood de aquella época— Feroz Khan, Simi Garewaly Murad tiene roles importantes en la historia. Sin embargo, ninguna de estas novedades pudo salvar a la película del fracaso—tan solo en los Estados Unidos, Tarzan va a la India le hizo perder $178,000 a la MGM, lo cual daba a entender que el público de repente ya estaba cansado del personaje. Imprevisiblemente, esto no significó la muerte de la franquicia, ni del personaje.

Era de Mike Henry



Tarzan y el Chico de la Selva (1968)

Mike Henry interpretó a Tarzan en tan solo tres películas; Tarzan y el Chico de la Selva fue la última de estas, estrenada en 1968 y dirigida por Robert Gordon. Esta vez, la historia se desarrolla en África, como uno esperaría; Tarzan se encuentra ayudando a Myrna, una fotoperiodista, y a su socio, Ken, para buscar a un chico de 13 años que se perdió en la selva cuando tenía siete. El filme fue filmado en Brasil (en locaciones que incluían el Río Amazonas) inmediatamente después de la cinta previa, Tarzan y el Gran Río. Aunque la película no es mala, Henry decidió dejar de interpretar al personaje debido a las malas condiciones en que trabajaba; de hecho, se supone que iba a protagonizar una serie de televisión de Tarzan, pero renunció al papel antes de que pueda comenzar a filmarla. Lo cual es una pena ya que, aunque no es el mejor actor en interpretar al legendario personaje, definitivamente no hizo un mal trabajo. De cualquier modo, sus tres películas, todas grabadas en locaciones reales, valen la pena ser vistas—no son de las mejores, pero como entretenimiento puro, definitivamente funcionan.

Era de Ron Ely



El Silencio Mortal de Tarzan (1970)

Curiosamente, técnicamente Ron Ely no protagonizó películas de Tarzan. Ambas producciones en las que fue protagonista, La Rebelión Selvática de Tarzan y, por supuesto, El Silencio Mortal de Tarzan, fueron concebidas como episodios de una serie de televisión, pero fueron estrenados en los cines como si fuesen largometrajes independientes. En el caso de El Silencio, se trata de un episodio dividido en dos partes y editado de tal modo que parezca una película como cualquier otra. Aunque algo corto (no dura más de hora y media), el filme al menos trata de hacer algo diferente con Tarzan—la premisa es que nuestro selvático protagonista se vuelve sordo luego de estar cerca a una explosión, y es perseguido por un maléfico coronel. Dicho coronel es interpretado por Jack Mohoney, quien como recordarán, interpretó a Tarzan algunos años antes. Y Woody Strode, quien interpreta a un personaje llamado Marshak, también había sido parte de la franquicia anteriormente, habiendo interpretado a Ramo en La Pelea por la Vida de Tarzan (1958) y en Los Tres Retos de Tarzan (1963). Al menos quisieron respetar el legado de la franquicia, cosa que pocas cintas de Tarzan han logrado hacer.

Era “moderna”



Greystroke: La Leyenda de Tarzan, Señor de los Monos (1984)

Aquí nos acercamos un poquito más al presente. Durante los 80s y 90s se produjeron algunas películas de Tarzan, incluyendo un bodrio de bajo presupuesto protagonizado por Casper Van Dien, pero la cinta más memorable de estas épocas definitivamente fue Greystroke, protagonizada por el siempre subvalorado Christopher Lambert (Highlander, Mortal Kombat). De hecho, la película fue bien recibida tanto por la crítica como por el público, siendo nominada a tres Premios Oscar (la primera entrega de la franquicia en recibir estos honores): Mejor Actor de Reparto (Ralph Richardson), Mejor Guión Adaptado, y Mejor Maquillaje. Por otro lado, el reparto es de primer nivel, lo cual resultó en actuaciones bastante memorables: Andie McDowell interpreta a Jane, Ian Holm (Alien, El Señor de los Anillos) al Capitaine Philippe d’Arnot, y Richard Griffiths(Harry Potter) al Capitán Billings. El guión no es particularmente complejo ni profundo, pero la película en general es muy entretenida, visualmente espectacular (la dirección de fotografía, el maquillaje y los efectos visuales son espectaculares) y hasta emotiva. Si pueden conseguirla, definitivamente véanla.

Cine animado



Tarzan (1999)

Definitivamente le tengo una gran debilidad a la versión animada de Disney. Fue una de mis películas favoritas durante mi infancia, tanto así que tenía algunas figuras de acción, así como la edición en VHS del filme y hasta un póster, si mal no recuerdo. Aunque no todos puedan disfrutar de las canciones de Phil Collins, pocos pueden negar que se trata de una de las películas de animación 2D más impresionantes a nivel visual que se hayan estrenado jamás—las escenas más frenéticas son simplemente espectaculares; todos los personajes tienen sombras y se mueven de manera ridículamente fluida, y la cámara cambia de ángulos y se mueve sin causar un solo error de animación. Sí, la historia es algo simple, pero funciona, y las actuaciones de voz son geniales (MinnieDriver es particularmente memorable como Jane, al igual que Glenn Close como Kala, la madre adoptiva de Tarzan). El hecho de que El Rey lo de Monos “surfee” en las ramas y troncos de los árboles es algo ridículo, pero al menos le otorga un atractivo visual al filme. Esta versión de Disney es de las más divertidas (y sorprendentemente maduras) que se hayan estrenado, y definitivamente la más memorable para una gran parte del público contemporáneo.

¿La Leyenda?



Pero ahora tenemos una nueva versión, una suerte de secuela, en la que Tarzan, ahora viviendo en la ciudad, civilizado y usando ropa común y corriente, decide volver a la selva donde se crió. La Leyenda de Tarzan se ve como una película visualmente atractiva y emocionante, y hasta el momento ha sido bien recibida por la crítica en otros países, por lo que tengo fe de que será un estreno que valdrá la pena ver en el cine.

Los dejo con el trailer de La Leyenda de Tarzan, la más reciente (y con suerte, la más espectacular) adaptación de los personajes de Edgar Rice Burroughs. ¡Hasta la próxima!





VER MÁS PUBLICACIONES