Las mejores películas de guerra


Sebastián Zavala

Asistente de Dirección y Crítico de Cine
Blogger Oficial



Este jueves se estrena lo que es, para mi, una de las películas más esperada del año: Dunkerque, escrita y dirigida por el talentosísimo Christopher Nolan, cineasta responsable de joyas como El Caballero de la Noche, El Origen, o Interestelar.

Se trata de un filme de guerra como ningún otro, que cuenta la historia de la batalla de Dunkerque durante la Segunda Guerra Mundial desde tres perspectivas: la de la tierra (soldados británicos jóvenes), el mar (marinos) y el aire (pilotos de cazas). El filme se ha estrenado ya en los Estados Unidos, y ha estado recibiendo críticas alucinantes: para muchos críticos —y sí, también fanáticos— se trata de una de las mejores (si es que no es la mejor) películas de Nolan, un verdadero tour de force de intensidad y tensión. Si antes ya estaba increíblemente emocionado por ver la cinta, ahora realmente no puedo aguantar.

Pero es precisamente este estreno de lujo el que me permite escribir, esta semana, sobre mis películas de guerra favoritas. Sé que Dunkerque no es el filme típico del género, pero al ser tan sobresalientes, me atrevería a decir que estos cinco ejemplos tampoco lo son. Son producciones que, por a o b razones, han terminado siendo consideradas como joyas del género, verdaderos clásicos que ningún cinéfilo debería perderse.

En todo caso, aquí van mis cinco filmes de guerra favoritos. ¡Ojalá estén de acuerdo!

5. Nacido para Matar



Nacido para Matar es una película dirigida por el legendario Stanley Kubrick, para muchos uno de los mejores directores de cine norteamericanos de la historia. Muchos recuerdan el filme, básicamente, por su primera mitad: en ella, vemos a un grupo de soldados durante la Guerra de Vietnam siendo entrenados por un sargento malvado y vulgar y muy entretenido (interpretado magníficamente por el gran R. Lee Ermey), entre los que resaltan Joker (Matthew Modine) y el obeso Comer Pyle (Vincent D’Onofrio). Pero la segunda mitad, aunque menos divertida en el sentido típico de la palabra, es muy interesante también; de hecho, el filme en general sirve como un comentario ácido y relevante sobre la deshumanización de los soldados durante la Guerra, especialmente en el contexto en el que se desarrolla (la guerra de Vientam). Estupendamente actuada y desarrollada con un gran ojo al detalle por Kubrick, se trata de una de las cintas del género más memorables que jamás se hayan estrenado (por más que sea más recordada por algunos gracias a sus escenas de insultos con Lee Ermey).

4. Pelotón



Pelotón, escrita y dirigida por el polémico Oliver Stone, es otro clásico de clásicos. Nuevamente se desarrolla durante la Guerra de Vietnam, y cuenta la historia de un joven recluta que se enfrenta a una crisis moral cuando se ve involucrado en los horrores de la guerra. Sí, se trata de un filme, hasta cierto punto, anti-guerra, el cual manifiesta de manera horrífica lo terribles que son estos conflictos, y la manera en que tantas vidas son malgastadas. Como buen filme de Oliver Stone, es muy político —el cineasta tenía mucho qué decir sobre esta guerra en particular— pero independientemente del “lado” en el que uno se encuentre, creo que también es posible admirar a Pelotón como película y punto. Las actuaciones de WillemDafoe, Tom Berenger, y un joven Charlie Sheen son espectaculares, y Stone utiliza todo el arsenal audiovisual a su disposición para desarrollar un filme de guerra realista, verosímil, sangriento, crudo. No es una película típicamente entretenida, pero definitivamente vale la pena verse al menos una vez.

3. Patton



Patton cuenta la historia, previsiblemente, del General George S. Patton Jr. interpretado de manera magnífica por el gran George C. Scott, durante la Segunda Guerra Mundial. Sí, esta vez nos salimos por un momento de la Guerra de Vietnam para pasar a un conflicto más antiguo, pero igual de importante —o más— a nivel histórico y político. Eso sí, Patton es considerado por varios críticos y cinéfilos como una de las mejores películas de la historia, y con justa razón —desde su apartado técnico —muy impresionante para ser un filme de 1970— hasta la manera en que presenta las escenas bélicas, y por supuesto, la intensa y memorable actuación de George C. Scott y las escenas más dramáticas, Patton es una película redonda, casi perfecta. Es un memorable estudio de personaje en donde se manifiestan varios lados del personaje central, tanto a nivel personal como a nivel público, humanizándolo, convirtiéndolo en alguien real. Es un enfoque diferente para una película de guerra, cosa que convierte a Patton es un bestia totalmente distinta a las demás. Realmente cualquiera que se considere a sí mismo cinéfilo, debería ver esta cinta al menos una vez en su vida.

2. Apocalipsis Ahora



Apocalipsis Ahora es una de las películas más famosas de la historia, un filme que, junto con El Padrino 1 y 2, representa lo mejor de su director, el legendario Francis Ford Coppola. El filme es, también, muy representativo de la guerra de Vietnam —ahora que me doy cuenta, muchas de las mejores cintas de guerra se desarrollan durante dicha época… curioso— y su rodaje resultó ser tan memorable como el producto final. Mucho se ha dicho y escrito sobre los problemas que tuvo que enfrentar Coppola durante la filmación de esta adaptación de Heart of Darkness, pero quizás es precisamente por eso que la película terminó siendo tan intensa, tan oscura, tan casi perfecta. Sí, la actuación de Marlon Brando durante la última media hora de metraje es mediocre (para sus estándares), y sí, definitivamente le recomendaría a cualquiera que vea la versión original y NO la Redux (el material adicional no le agrega nada de valor al filme), pero en general, Apocalipsis Ahora es una obra maestra, una historia que nos demuestra la locura que puede causar una guerra en la gente, y sus terribles consecuencias.

1. Rescatando al Soldado Ryan



Rescatando al Soldado Ryan es, para mi, la mejor película de guerra jamás estrenada. Punto. Si, de repente se deba a que soy un gran fanático de Steven Spielberg, pero hay algo en este filme que simplemente hace que lo vea una y otra vez, sin aburrirme, sin cansarme, siempre dejándome con los pelos de punta, al borde de las lágrimas. Obviamente tenemos la secuencia inicial en Omaha Beach, una de las recreaciones más realistas, brutales, sangrientas e intensas del horror de la guerra jamás puestas en película, pero el resto de la cinta es igual de redonda —las actuaciones de todos, desde un Tom Hanks valiente pero jamás heroico, resignado a hacer su trabajo porque es lo que DEBE hacer, hasta, increíblemente, un joven Vin Diesel en un rol pequeño, son perfectas, y la película simplemente nunca lo deja a uno ni respirar. Fue un parteaguas en la industria, tanto así que eventualmente se estrenaron muchas copias baratas que trataron de imitar —con lamentables resultados— el estilo realista de Spielberg, usando cámaras en mano, transmitiendo la horrible confusión de una batalla a través de la técnica audiovisual. Simplemente no tengo nada malo qué decir sobre Rescatando al Soldado Ryan —desde su narrativa hasta sus actuaciones y el drama y la dirección, es perfección pura en lo que se refiere al subgénero del cine de guerra.

Oh, el horror



Como pueden haberse dado cuenta, existen muchas cintas de guerra magistrales, y eso que, por cuestiones de espacio, no he podido incluir otras que definitivamente también vale la pena ver, como La Caída del Halcón Negro, de Ridley Scott, o la reciente Hasta El Último Hombre, de Mel Gibson. ¿Podrá Dunkerque unirse a estas obras maestras de este subgénero cinematográfico? Por todo lo que he leído y escuchado del filme, yo creo que sí, pero solo habrá una manera de averiguarlo personalmente: yendo a verla a los cines desde este jueves.

Eso es todo por hoy; los dejo con el trailer oficial de Dunkerque, de Christopher Nolan. ¡Hasta la próxima semana!





VER MÁS PUBLICACIONES