Mis películas de espías favoritas


Sebastián Zavala

Asistente de Dirección y Crítico de Cine
Blogger Oficial



La primera película de Kingsman, dirigida por Matthew Vaughn (X-Men: Primera Generación) no fue una historia típica de espías. De hecho, era más como una sátira de las cintas de James Bond, exagerando todo elemento clásico de aquellas producciones al máximo para desarrollar una historia totalmente absurda, pero muy entretenida. A muchos les gustó esto; a su servidor, solo parcialmente. Sí, el filme está lleno de energía y resulta muy entretenido, pero muchas veces confunde los chistes fáciles y machistas (como la infame escena final) con humor de parodia.

Lo bueno de todo esto es que había lugar para mejorar, por lo que espero que el nuevo filme de la franquicia, Kingsman: El Círculo Dorado, vaya a hacer eso precisamente. Y de hecho tiene cómo; ya que presenta al equivalente a los espías británicos en los Estados Unidos, introduce a un nuevo reparto secundario verdaderamente de lujo, desde el gran Jeff Bridges, hasta un hilarante ChanningTatum, Pedro Pascal (con lazo-láser y todo) y Halle Berry. Ah, y no olvidemos que la villana de turno es interpretada por la genial Julianne Moore. Sí, acá las actuaciones no van a ser un problema.

En todo caso, es debido precisamente al inminente estreno de Kingsman: El Círculo Dorado, que hoy presento mis cinco películas de espías favoritas. Había mucho de dónde elegir, por lo que espero estén de acuerdo con mis decisiones; y si no, como siempre, no duden en darme sugerencias en la sección de comentarios (civilizadamente, obviamente).

A ver qué pasa.

5. Bourne: El Ultimátum (2007)



De todas las películas protagonizadas por Matt Damon haciendo de JasonBourne, El Ultimátum de hecho es la mejor. La primera cinta, dirigida por Doug Liman, es el perfecto comienzo para la saga; la segunda entrega, esta vez de la mano de Paul Greengrass, abusa mucho de las cámaras nerviosas y los cortes rápidos durante las escenas de acción; la entrega protagonizada por Jeremy Renner pasó rápidamente al olvido, y la más reciente cinta, titulada JasonBourne, es un respetable regreso del personaje a la pantalla grande, pero luego de la magnificencia de El Ultimátum, no podía evitar sentirse decepcionante. ¿Por qué es tan grandioso este tercer filme? Pues porque mejora todo lo bueno de sus dos predecesoras: la acción es intensa y realista, los personajes atraviesas por arcos de desarrollo creíbles e intrigantes, averiguamos más secretos del pasado de Bourne… ¡y esta vez Paul Greengrass de controla un poco con su shakycam! Bourne: El Ultimátum es una cinta intensa y magistralmente filmada, un claro ejemplo de lo que se puede hacer con el subgénero del cine de espías en el siglo 21.

4. Casino Royale (2006)



Bourne hizo cambiar a Bond, de eso no hay duda. El estilo verosímil y enérgico de las cintas protagonizadas por Matt Damon obligó a la venerable saga británica a alejarse de la ridiculez de Otro Día para Morir, y plasmar en pantalla a un James Bond más cercano a lo que se puede leer en las novelas de Ian Fleming: un espía secreto muy carismático, de hecho, pero a la vez brutal en sus escenas de pelea, y todavía tratando de definirse a sí mismo como agente. Casino Royale es un reboot porque nos muestra, por primera vez, los inicios de James Bond como agente 007, y lo hace a través de una historia intrigante, emotiva, y realmente tensa. Las escenas de acción están filmadas con economía y están expertamente editadas y coreografiadas, y la interacción de James Bond tanto con su interés amoroso —interpretada por una magnífica Eva Green— como con el villano —el gran Le Chiffre de MadsMikkelsen— lo humanizan mucho. Skyfall es muy buena, también, y hasta Spectre no estuvo del todo mal (mientras menos se hable sobre Quantum of Solace, fuera de la gran actuación de Olga Kurylenko, mejor), pero Casino Royale definitivamente es la mejor película de Bond de Daniel Craig hasta el momento.

3. Los 3 días del Cóndor (1975)



Una obra maestra del legendario SydneyPollack. Los 3 días del Cóndor es una clásica historia de espías, en la que nuestro protagonista, un agente de la CIA interpretado por el gran Robert Redford, encuentra que todos sus compañeros de trabajo han muerto, por lo que escaparse de los responsable de tal tragedia hasta que sepa en quién puede confiar. No, no se trata de un filme particularmente vistoso o exótico; todo se desarrolla dentro de los Estados Unidos, y el protagonista es un hombre común y corriente, no un agente secreto súper poderosos y lleno de armas. La trama está llena de giros imprevisibles, la tensión es casi continua, y los personajes secundarios son interpretados por actores de la talla de Faye Dunaway, Cliff Robertson, y Max Von Sydow… ¿qué más podríamos necesitar?

2. El topo (2011)



Si disfrutan de las clásicas historias de espionaje, llevadas a cabo durante plena Guerra Fría, y que involucran a agentes soviéticos, agentes dobles, y todo tipo de traiciones, definitivamente la pasarán bien con El Topo. Esta película no es el típico blockbuster explosivo de Hollywood, por siaca; más bien, se trata de un misterio realmente intrigante, que se logra desarrollar tensión más a través de giros en la trama y reacciones de sus protagonistas, que de explosiones gigantes o disparos por doquier. Si se meten en la trama, y logran ser absorbidos por la atmósfera de paranoia y peligro tan palpable del filme, definitivamente la considerarán, como yo, como una de las mejores historias de espías jamás puestas en pantalla. El George Smiley del gran Gary Oldman es un gran protagonista, y está rodeado de un reparto secundario verdaderamente de lujo: Mark Strong, John Hurt (Q.E.P.D.), Toby Jones, Ciarán Hinds, ColinFirth, BenedictCumberbatch, Stephen Graham, Tom Hardy, y más. Una verdadera joya.

1. Goldfinger (1964)



Para muchos, Goldfinger es la mejor película de James Bond jamás hecha, EL filme que muestra a la perfección todo lo que representa el famoso espía británico: un villano megalomaníaco y memorable (el Goldfinger del título), malos secundarios con características muy locas (Oddjob y su sombrero que puede cortar todo), escenas que han logrado formar parte de la historia del cine (¡el láser!), y escenas de acción perfectamente escenificadas, tanto así que se ven muy bien y logran causar tensión más de cincuenta años después de que se hayan visto por primera vez. Sí, el Bond de Sean Connery es asquerosamente machista, pero como todo producto cultural, Goldfinger es un producto de su tiempo, por lo que, aunque no debemos ignorar ni aplaudir dichos comportamientos, hay que entender que la cinta jamás promoverá los valores de nuestra época. A Goldfinger hay que considerarla como la película que es: una historia magnífica de espías, acción intriga y humor. Para mi, y a pesar de lo mal que ha envejecido en algunos aspectos, es todavía la mejor película de espías jamás realizada.

Espionaje con estilo



Como se pueden haber dado cuenta, hemos tenido filmes de espías realmente grandiosos; desde las aventuras de James Bond, hasta las historias más serias y cerebrales como Los 3 Días del Cóndor o El Topo, de hecho hay de todo para todos los gustos. Con Kingsman 2, espero, también encontrarán algo distinto: un filme exagerado, caricaturesco, extremadamente violento, y en definitiva, muy divertido (¡pero no apto para los más pequeños de la casa!)

Los dejo con el trailer oficial de Kingsman 2: El Círculo Dorado. ¡Hasta la próxima!





VER MÁS PUBLICACIONES