Monstruos modernizados


Sebastián Zavala

Comunicador Audiovisual y Fotógrafo
Blogger Oficial



Victor Frankenstein, protagonizada por el gran James McAvoy (X-Men: Apocalipsis) y Daniel Radcliffe (el mismísimo Harry Potter), se estrena en todos nuestros cines este jueves 26 de noviembre. Se trata de una versión modernizada de la historia original de Monstruo de Frankenstein de Mary Shelley, esta vez contada desde la perspectiva de Igor, el asistente del buen doctor. Supongo que es una suerte de Historia de Origen, para que el público se entere de cómo Igor terminó trabajando con el Doctor Frankenstein, y cómo se originó la leyenda del monstruo.

Se trata de una película potencialmente emocionante, llena de efectos especiales, buenos actores y un sorprendente sentido del humor (al menos por lo que podemos ver en los trailers). Pero esta no es la única modernización de un monstruo clásico que se haya estrenado en los cines. De hecho, este tipo de película es común, que podría considerarse como un nuevo subgénero cinematográfico.

Es por todo esto que les presento esta breve—pero importante—lista de las cintas más importantes pertenecientes a este subgénero: el renacimiento, por así decirlo, del monstruo en un estilo más moderno.

Blade (1998), Blade 2 (2002), Blade Trinity (2004) - Blade el Dhampiro



¿No querré decir “Vampiro”? Pues no. Un “Dhampiro” es un híbrido, alguien mitad vampiro y mitad humano, un ser que posee todas las habilidades y fortalezas de esas razas y ninguna de sus debilidades. Es una mezcla entre el clásico monstruo de la Hammer y las películas de explotación, un personaje basado en el cómic de Marvel. Blade es interpretado de manera memorable por Wesley Snipes, y fue protagonista de dos divertidas películas (siendo la secuela la mejor; después de todo, fue dirigida por Guillermo del Toro) y una decepcionante (e idiota) tercera parte. Quién sabe, quizás tengamos la oportunidad de ver a este personaje en la pantalla grande una vez más…

La Momia (1999) y La Momia Regresa (2001) - La Momia



Esta es una de mis películas favoritas de todos los tiempos, no porque sea un gran filme, si no porque formó parte importante de mi infancia; la habré visto unos treinta veces, y jamás me cansaré de hacerlo. A pesar de que la película se desarrolla a principios de siglo, es una “modernización” porque, en vez de ser una historia de terror, pertenece más bien al género de acción y aventuras, algo así como un Indiana Jones “light”. Brendan Fraser el carismático como el protagonista aventurero, una joven Rachel Weisz es divertida y fuerte, John Hannah provee los momentos más graciosos, y Arnold Vosloo es memorable como la Momia del título. Ah, ¿y mencioné que los efectos digitales son espectaculares (incluso si se les ve ahora) y que la película es MUY divertida? No dará miedo, pero igual vale la pena verla.

El Hombre sin Sombra (2000) - El Hombre Invisible



Paul Verhoeven era incapaz de presentarnos una historia predecible de un Hombre Invisible; aquellos que conocen su filmografía saben que se trata de un director muy particular, con sensibilidades especiales y una obsesión con lo explotador (es decir, sangre y sexo). Es por ello que no debería sorprender que su versión moderna del Hombre Invisible le debe más a las películas tipo Slasher de los años 80 (como Halloween o Pesadilla en la Calle Elm) que a las cintas clásicas de monstruos de Universal. El contexto es contemporáneo, el hombre “sin sombra” del título es un asesino lunático, y los efectos digitales son muy buenos para la época. La historia no tiene mucho sentido y las actuaciones son exageradas, pero al menos la cinta no aburre.

La saga de Inframundo (2003 - presente) - Vampiros y Hombres Lobo



Kate Beckinsale se ve muy bien en su traje de cuero, eso nadie lo puede negar. Pero su interpretación de Selena es mucho más que eso: es una de las pocas heroínas modernas que puede defenderse por sí sola, valiente, fuerte y (poco) sexualizada. Es por ello que la saga de Inframundo ha sido todo un éxito; es por ello que la única secuela en carecer de su participación (Rise of the Lycans) es la más débil, y es por ello que la nueva secuela, próxima a estrenarse, contará nuevamente con su presencia. Ah, y obvio que está el hecho de que tenemos a vampiros y hombres lobo en un contexto urbano, todos encuerados o sin polo (sí, las chicas y los chicos gays tienen mucho para ver en esta saga también), peleándose entre sí y disparando metralletas. No es la saga más compleja de todas, pero ha logrado desarrollar una mitología bastante interesante y presentarnos secuencias de acción muy bien logradas. Veremos qué pasa en la siguiente.

La Liga Extraordinaria (2003) - Dr. Jekyll / Sr. Hyde y El Hombre Invisible



Lamentablemente, la última película del gran Sean Connery. Se trata de una decepcionante adaptación del cómic de Alan Moore (creador también de V de Vendetta y Watchmen), en la que vemos a diferentes personajes de la literatura clásica (como el Allan Quartermain de Connery, al hombre invisible, al Dr. Jekyll, al Capitán Nemo, al Mina Harker e incluso a Tom Sawyer)involucrados en una trama predecible y bastante tonta. Los efectos especiales son poco convincentes (no, un submarino de ese tamaño jamás podría navegar por los canales de Venecia), las actuaciones varían desde lo bueno (Connery, Peta Wilson, Naseeruddin Shah) hasta lo terrible (¿Shane West? ¿En serio?). Pero hey, al menos pudieron presentarnos interpretaciones bastante decentes del Sr. Hyde y el Hombre Invisible.

El Fantasma de la Ópera (2004) - El Fantasma de la Ópera



El Fantasma de la Ópera es uno de los personajes más famosos del gran Lon Chaney, aquel actor de las “Mil Caras” que se encargaba de crear su propio maquillaje y quien podía convertirse en literalmente cualquier personaje. Pero hoy no escribiré sobre él. Fue hace once años, más bien, que se estrenó una nueva versión de la clásica historia, esta vez protagonizada por Gerard Butler (el Fantasma) y Emmy Rossum. No es una mala película—la dirección de arte es sublime y la música de Andrew Lloyd Webber es genial, pero no pude evitar sentirme decepcionado cuando finalmente se reveló el rostro de Butler bajo la icónica máscara. Su Fantasma no es un monstruo—es un modelo de Calvin Klein con una pequeña cicatriz.

Van Helsing (2004) - Abraham (¿Gabriel?) Van Helsing, Drácula, Dr. Jekyll / Sr. Hyde



Uno de mis mayores placeres culposos, realizado, ni más ni menos, que por el director de La Momia. Huh. Esta vez el buen Doctor Van Helsing es convertido en una suerte de héroe de acción victoriano interpretado por el mismísimo Wolverine (Hugh Jackman), quien se tiene que enfrentar al temible Drácula (interpretado de manera quejumbrosa por Richard Roxbourgh, quien también apareció en La Liga Extraordinaria. Pobre). Los efectos digitales son—casi todos—horribles, la acción es exageradísima, y la trama es una melcocha sin sentido… pero por alguna razón la película me resulta muy divertida. Es tontísima, pero al menos jamás aburre. ¿Lo más destacable? Un prólogo en blanco y negro que sirve como el perfecto homenaje a las películas de monstruos de la Universal de los años 20 y 30.

Drácula: La historia jamás contada (2014) - Drácula



Recuerdo haber ido a ver esta película con bajas expectativas, razón por la cual quizás terminó gustándome bastante. La interpretación del clásico vampiro por parte de Luke Evans es sólida; los efectos especiales son buenos, el componente emocional funciona (y eso que tratar de otorgarle algo de humanidad a Drácula siempre va a ser un riesgo, si no véase lo que sucedió en Van Helsing) y el hecho de que sea más un filme épico que de terror funcionó… al menos para mí. No voy a argumentar que se trata de una GRAN película, pero como blockbuster de entretenimiento puro y simple, funciona. Qué pena, más bien, que no le haya ido lo suficientemente bien en la taquilla como para que se aprueben las secuelas. Me hubiese gustado ver más filmes protagonizados por este joven Drácula.

Yo, Frankenstein (2014) - El Monstruo de Frankenstein



Aaron Eckhart es un buen actor (véanlo en El Caballero de la Noche, o Gracias por Fumar). Es más, esta podría argumentarse que tiene las habilidades suficientes como para interpretar a un héroe de acción. Especialmente sin aparece la mayor parte del tiempo sin polo, como en Yo, Frankenstein. Todo bien, supongo. Pero en serio, ¿a quién se le ocurrió que la mejor manera de “modernizar” al Monstruo de Frankenstein era convirtiéndolo en un hombre rubio y musculoso, lleno de patéticas “cicatrices” que supuestamente evidencian sus orígenes antinaturales? Súmenle a esto unos terribles efectos especiales, una trama llena de clichés, diálogos idiotas, y actuaciones en su mayoría mediocres, y tienen como resultado una película que no fue hecha para nadie. Realmente da pena ver a Eckhart rodeado de actorazos como Bill Nighy en este bodrio. Es como un mal intento de Crepúsculo. Lo cual nos lleva a…

BONUS: La saga Crepúsculo (2008 - 2012) - Vampiros y Hombres Lobo



No, mentira.

El buen Doctor



Como pueden ver, esta suerte de subgénero del cine nos ha traído una gran variedad de películas, desde las más terribles hasta algunas verdaderamente entretenidas. Y por lo que se puede ver en los trailers, Victor Frankenstein, con su gran reparto, buen guionista (Max Landis, hijo de John Landis) y grandes efectos especiales, promete convertirse en parte del segundo grupo.

Como siempre, los dejo con el trailer de la película. No se olviden de ir a verla a cualquier de nuestros cines a partir de este jueves. ¡Hasta la próxima semana!





VER MÁS PUBLICACIONES