Las mejores películas de Harrison Ford


Sebastián Zavala

Asistente de Dirección y Crítico de Cine
Blogger Oficial



Harrison Ford es una de las más grandes estrellas de cine, uno de esos iconos adorado por casi todos los cinéfilos a lo largo y ancho del mundo. Después de todo, estamos hablando del hombre que ha interpretado a Han Solo, Indiana Jones, Deckard, y muchos otros personajes famosos en películas de gran renombre. No, no es el mejor de los artistas, necesariamente, pero definitivamente es de los más carismáticos y valientes, e incluso de los más famosamente gruñones (aunque se supone que en años más reciente se ha ido suavizando un poquito).

Habiendo ya regresado como Han Solo (en StarWars Episodio VII: El Despertar de la Fuerza) e Indy (en Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal, y próximamente en una quinta película), no resulta sorprendente el que vaya a revivir a otro de sus más famosos personajes: Rick Deckard de BladeRunner, aquella obra maestra dirigida por el legendario Ridley Scott y estrenada en 1982. BladeRunner 2049 es el nombre de la secuela, y ha sido dirigida por el talentosísimo Dennis Villeneueve, responsable de filmes de la talla de Prisioneros, Sicario y La Llegada. En otras circunstancias estaría muy escéptico, pero con este cineasta detrás de las cámaras, definitivamente le tengo mucha fe a la película.

Y es por todo esto que esta semana les traigo lo que son, para mi, las cinco mejores películas de Harrison Ford. Estoy seguro que ya han visto la mayoría, pero quién sabe, de repente hay una que otra que no ven hace tiempo, o que recién podrán descubrir (si es posible, en formato legal, jeje). ¡Veamos qué pasa!

5. El Fugitivo (1993)



"El Fugitivo" es una adaptación casi perfecta de la popular serie de los 60, muy fiel a su fuente de inspiración, pero también llena de detalles a nivel de guion que logran expandir un poco la mitología de estos personajes. Harrison Ford y Tommy Lee Jones son excelentes como el fugitivo y el perseguidor —de hecho, este último fue nominado al Óscar a Mejor Actor de Reparto, reviviendo su carrera—, y la dirección de Andrew Davis es sólida, maximizando el suspenso durante las escenas de acción y persecución, pero también aprovechando al máximo el talento de sus dos actores principales durante los momentos más dramáticos. ¿Quién puede olvidar las líneas de diálogo más famosas de esta película? “Yo no maté a mi esposa”. “No me importa”. Mucho se puede mostrar sobre dos personajes con tal solo unas cuantas palabras.

4. Testigo (1985)



La premisa de Testigo está llena de potencial, y no es algo que se haya visto mucho en el cine contemporáneo. Ford interpreta a John Book, un oficial de policía que tiene que ir a un pueblo Amish para proteger a un chico de dicha comunidad que fue testigo de un asesinato. Acostumbrados a que los Amish sean mostrados de manera un poco más negativa, resulta refrescante ver cómo son desarrollados en este filme, lo cual, junto a una historia de romance bastante atípica, y mucho suspenso, convierten a Testigo en una cinta muy tensa y emocionante, distinta a todo lo que Ford había hecho antes y haría después. Testigo tiene de todo: una dirección de fotografía espectacular, mucho suspenso, algo de humor, y excelentes actuaciones. Es de las mejores películas en la carrera de nuestro famoso actor, y de las que menos son mencionadas a la hora de hablar de su trabajo. Si nunca la han visto —es muy probable que sea así—, definitivamente recomiendo que lo hagan.

3. Indiana Jones en Busca del Arca Perdida (1981)



Indiana Jones en Busca del Arca Perdida ES la película de aventuras icónica del cine estadounidense. Esto se debe a la magnificencia de la historia, las actuaciones y las secuencias del filme, de todas maneras, pero también de la manera en que Harrison Ford construyó a Indy, uno de los personajes más memorables jamás creados. Entre él, George Lucas y Steven Spielberg, lograron plasmar en pantalla una de las aventuras más emocionantes que jamás se hayan visto, protagonizada por un aventurero sin igual: mujeriego, valiente, recursero y ridículamente carismático. Desde su look —el gorro, la casaca, el látigo— hasta su personalidad sarcástica pero finalmente dulce (cuando debe serlo), Indiana Jones es uno de esos personajes que será recordado por décadas de décadas, incluso cuando muchos de nosotros ya no nos encontremos en este mundo. Ojalá Ford y compañía traigan la magia de vuelta en la quinta entrega, que se supone se estrenará en un par de años. Ford NO fue el problema de Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal, y no debería serlo en el siguiente filme, por más viejo que se encuentre.

2.Star Wars: Episodio V - El Imperio Contraataca (1980)



La obra maestra de la saga. El Imperio Contraataca agarró todo lo que funcionó en su predecesora, y lo mejoró, llevándolo a un lugar más oscuro, un mundo donde las consecuencias son más reales y el drama es un poco más intenso. El Episodio V está mejor dirigido que el IV; tiene mejores efectos especiales (no hay ninguna secuencia, desde la persecución en el campo de asteroides, hasta el duelo entre Luke y DarthVader, que no se vea espectacular hasta el día de hoy), tiene mejores diálogos, y tiene un final mucho más efectivo. Y cómo olvidarnos del gran Han Solo de Harrison Ford: definitivamente se trata de la mejor aparición de este personaje en la saga, un Solo que crece y cambia y finalmente se redime frente a sus amigos, a pesar de que sufre una transformación física que no sería arreglada hasta la siguiente película, El Regreso del Jedi. Oscura, entretenida, y visualmente espectacular, El Imperio Contraataca definitivamente es mi película favorita de la saga de StarWars.

1. Blade Runner (1982)



Supongo que era obvio. BladeRunner es una de las mejores películas de ciencia ficción de todos los tiempos, un ejercicio de atmósfera y de preguntas existenciales que hasta hoy en día hacen que miles de fanáticos a lo largo y ancho del mundo se hagan preguntas que aparentemente no tienen respuesta. Harrison Ford como Rick Deckard es icónico, y el guion, que propone preguntas sobre la naturaleza del ser humano, y lo que nos diferencia de creaciones sintéticas, es de los mejores que jamás se hayan visto en un blockbuster Hollywoodense. Y los efectos visuales; dios mio, BladeRunner es posiblemente el mejor ejemplo de lo que se puede haber con maquetas y pinturas matte. Se trata de uno de los espectáculos visuales más impresionantes de toda la historia, tanto así que tuvieron que contratar al gran director de fotografía Roger Deakins para siquiera poder tratar de recrear algo similar en la secuela. Evidentemente les recomiendo que vean el Final Cut, pero si por alguna razón ven alguna otra versión del filme, igual estoy seguro que la pasarán de lo lindo.

Vámonos al 2049



Considerando lo espectacular que es la original Blade Runner —en cualquiera de sus versiones, siendo honesto— no resulta difícil ponerse escépticos en relación a la secuela. Pero hay que tomar en cuenta, también, el talento detrás de las cámaras, así como el gran reparto que ha juntado Villeneueve para la película —aparte de Ford, tenemos a Robin Wright, Dave Bautista, Jared Leto, RyanGosling, Mackenzie Davis, Ana de Armas, Lennie James y Edward James Olmos—, por lo que no dudo de que vaya a ser un excepcional filme. De repente no igual de icónico que su predecesora, pero definitivamente efectivo.

Los dejo con el trailer oficial de Blade Runner 2049. ¡Hasta la próxima!





VER MÁS PUBLICACIONES