La Era de Hielo


Sebastián Zavala

Asistente de Dirección y Crítico de Cine
Blogger Oficial



La Era de Hielo, creada por primera vez hace 14 años (¡!) por Blue Sky y 20th Century Fox, es una de las franquicias animadas más exitosas de la historia del cine norteamericano, no solo en los Estados Unidos, si no en todo el mundo. De hecho, les va tremendamente bien en la taquilla cuando se estrenan en nuestro país, tanto así que varias de sus entregas han terminado como las películas más exitosas en sus respectivos años de estreno. Es MÁS, un par de ellas lograron ganarle incluso a películas como Star Wars. Nada mal.

Es por todo esto que, a pesar de que cada película se aleja cada vez más del concepto original, una nueva entrega, La Era del Hielo: Choque de Mundos, se está estrenando en cines este jueves. Supongo que ahora es buen momento, entonces, para hablar de todas las cintas previas, ¿no es cierto? Pues veamos.

La Era de Hielo (2002)



La película que lo comenzó todo. Cuando se estrenó La Era de Hielo, pocos pensaron que llegaría a ser el exitazo de taquilla que terminó por convertirse—Blue Sky era una nueva productora de animación, 20th Century Fox no había incurrido en la animación 3D antes, y la película manejaba un presupuesto menor a de sus competidores, lo cual se notaba en una cualidad visual menor. Sin embargo, la cinta pegó gracias a sus personajes carismáticos y gran sentido del humor—después de todo, los niños no suelen fijarse en la calidad de las gráficas a la hora de ver una película. Además, la trama es bastante sencilla—un grupo de amigos (Sith, un perezoso, Manny, un mamut, y eventualmente Diego, un tigre dientes de sable) tiene que devolver un bebé humano a su tribu. Nada demasiado complicado para los niños, lo cual, junto con el solido guión y el personaje de Scrat, que se roba la película entera, convierten al filme en todo un éxito.

La Era de Hielo 2 (2006)



Muchos asumirían que una secuela no iba a hacerse esperar… pero eso fue precisamente lo que sucedió. A pesar de lo popular que terminó siendo la primera entrega, pasaron cuatro años hasta que por fin se estrenó una segunda parte. Y hasta cierto punto, valió la pena—de hecho, podría considerarse como la mejor secuela de toda la saga. Todos los protagonistas de la primera cinta están de vuelta, y los guionistas también crearon un par de personajes nuevos para otorgarle algo de novedad a la cuestión. Ellie es un mamut que se cree zarigüeya (sí, claro…) y Crash y Eddie son dos zarigüeyas increíblemente estúpidas pero muy divertidas. Ah, y obvio que Scrat ha regresado también, siempre persiguiendo al amor de su vida (la nuez) y creando caos por todas partes. La Era de Hielo 2 no es una secuela revolucionaria, pero hace muy bien lo que tiene que hacer: divertir.

La Era de Hielo 3 (2009)



Es con La Era de Hielo 3 que las cosas se ponen más genéricas. OK, quizás esa no es la palabra adecuada; es aquí, más bien, donde la franquicia comienza a apelar incluso MÁS a un público muy infantil, dejando de lado a los padres que van al cine a acompañar a sus hijos, o a aquellos, como vuestro servidor, que simplemente aprecia una película de animación bien hecha. No estoy diciendo que esta tercera película sea un desastre ni mucho menos, pero definitivamente se siente como un paso en la dirección equivocada.

A pesar de que la franquicia se llama La Era del Hielo, este filme introduce a los dinosaurios a la historia, aunque admitiendo que no se tratan de animales pertenecientes a la época en la que se supone se desarrolla la trama. Los chistes son menos divertidos, la historia es demasiado básica y predecible, y la animación sufre en comparación a lo que los competidores de Blue Sky estuvieron haciendo allá por aquel entonces (filmes como Up, de Pixar, definitivamente están en otro nivel). El único personaje que resalta es Buck, una comadreja de un solo ojo interpretada por SimonPegg. El resto… realmente podrían haberse salteado esta aventura.

La Era de Hielo 4: La deriva continental (2012)



OK, esta película ni siquiera tendría por qué llamarse La Era de Hielo, pero a estas alturas del partido, supongo que eso no importa demasiado. En todo caso, la cuarta entrega de la franquicia es superior a la anterior porque toda la locura y excentricidad en la que viven Sid, Manny, Diego y los otros personajes por fin comenzó a hacerse más evidente: cualquier intento por ser aunque sea un poquito realista fue tirado por la ventana, y la película se ve beneficiada por ello. En La Era de Hielo 4, tenemos bandas de piratas, animales que no tendrían por qué estar conviviendo los unos por los otros, y encima es la primera vez que los actos del gran Scrat tienen terribles consecuencias en las vidas de los protagonistas. ¡Por fin, Scrat es relevante a la trama!

Siempre aprecié las pequeñas escenas en las que veíamos al patético personaje perseguir su tan preciada nuez, pero el hecho de que ahora estas secuencias sean verdaderamente importantes, y no solo situaciones hilarantes pero aisladas del resto de eventos, definitivamente le permite al filme construir una trama más coherente. La Era de Hielo 4 no es ninguna obra maestra, pero logra recuperar algo del encanto que perdió la película anterior. No es nada espectacular, pero como para pasar el rato, está muy bien.

¿Más hielo?



La Era de Hielo no parece ser una franquicia que vaya a terminar en un futuro cercano—mientras siga siendo tan popular con los niños y sus padres, seguiremos teniendo nuevas secuelas cada cierto número de años. Y si siguen con la deliciosa ridiculez presentada en la cuarta entrega, exagerado cada vez más las situaciones en las que nuestros personajes se pueden meter, pues no me molestaría que Blue Sky y Fox sigan exprimiendo la saga. Veremos qué pasa.

Los dejo con el trailer de La Era de Hielo: Choque de Mundos. ¡Hasta la próxima semana!





VER MÁS PUBLICACIONES