Las mejores películas de monstruos


Sebastián Zavala

Asistente de Dirección y Crítico de Cine
Blogger Oficial



Ayer se estrenó Kong: Isla Calavera, la más reciente entrega de una venerable franquicia iniciada hace 84 años (!) Pero aunque no lo crean, no se trata de una secuela de la película de Peter Jackson de 2005, ni de un remake más de la historia que todos conocemos. No, es más bien un reboot, un reseteo, el cual forma parte del Universo Cinematográfico de Monstruos (o Monsterverse) que está iniciando Legendary Pictures. La película de Godzilla que Gareth Edwards estrenó el 2014 vendría a ser la primera entrega de esta franquicia nueva, e Isla Calavera es la segunda.

¿Pero lo más emocionante? ¡Todo esto culminará en una película de Kong vs Godzilla el 2019! Qué gran época para vivir. Pero antes de seguir emocionándonos, y aprovechando el reciente estreno de Kong: Isla Calavera, les presento una breve lista de las que son, para mi, las mejores películas de monstruos. Quién sabe, quizás no han visto alguna de estas, o de repente leer este texto les dará ganas de volver a verlas; de revivir su infancia, o emocionarse con apocalípticas escenas de destrucción.

Veamos.

5. La cosa (1982)



La cosa, de John Carpenter, y protagonizada por Kurt Russell, es una de las películas más perturbadoras que jamás se hayan hecho. La premisa es simple: un grupo de investigadores en la Antártica recibe la visita de un monstruo alienígena que se puede convertir en cualquier tipo de ser vivo, imitando a cualquiera de los humanos del centro de investigación, e incluso a animales, como perros. La tensión del filme viene del hecho de que es casi imposible saber qué personaje es humano, y qué personaje es La Cosa del título. Esto, junto con la atmósfera tan perturbadora desarrollada por Carpenter, y la sensación de claustrofobia tan palpable, hace del filme un excelente ejercicio de terror, suspenso y mucha sangre. Una precuela, estrenada el 2011, no es del todo mala, pero sufre porque, a último momento, el estudio reemplazó los efectos prácticos usados por el director con imágenes digitales. A veces, las técnicas antiguas son las que funcionan mejor.

4. Godzilla (1954)



Esta es la película japonesa que introdujo, por primera vez, al gigante lagarto a todo tipo de público a lo largo y ancho del mundo. Mucha gente se quejó que el remake de Gareth Edwards no mostraba mucho al monstruo, pero si uno regresa a la primera versión, se dará cuenta que las cosas no son muy diferentes a lo que el director de Rogue One hizo con su remake. Al igual que en la versión americana, el foco de la película está en los humanos, y Godzilla no es más que una fuerza de la naturaleza, siempre presente, muy destructiva, pero nunca en el centro de la atención. Además, lo interesante del filme es que no se trata de una simple historia de monstruo gigante que debe ser derrotado por la humanidad —considerando que fue hecha en los años 50, con la Segunda Guerra Mundial todavía fresca en la mente de la gente, es más una metáfora del miedo a la bomba nuclear y sus consecuencias. Puede que los efectos especiales no se vean muy espectaculares hoy en día, pero Godzilla todavía funciona en las áreas más importantes de un largometraje: el guión, la historia, los personajes y las actuaciones.

3. King Kong (1933)



Dirigida por Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack, la original "King Kong" es una de las películas clásicas norteamericanas más importantes de la historia. La trama es sencilla: Kong, un mono gigante y prehistórico, tiene como objetivo poseer a una hermosa mujer (Fay Wray), cuestión que terminará de manera trágica y triste. La película es una maravilla visual de comienzos de siglo pasado y también una gran ejemplo de lo que se puede hacer con una historia sencilla y emotiva. Además,también revolucionó en lo que se refiere a su banda sonora; la música, compuesta por Max Steiner, representó la primera banda sonora en ser compuesta enteramente para una película hablada. Fue la primera película en tener música de una orquesta de 46 instrumentos, en tener música grabada en tres pistas diferentes y en usar convenciones ahora ya normales como el leitmotif. En pocas palabras, es una cinta revolucionaria, pero lo más importante es que es entretenida, inteligente, y que seguirá sobreviviendo el paso de los años.

2. Tiburón (1975)



No hay mucha gente que no haya visto este filme clásico del maestro Steven Spielberg, y mucho menos que no conozca uno de sus aspectos más famosos: la banda sonora. El tema principal compuesto para la cinta por John Williams ha sido imitado y parodiado incontables veces, sí, pero eso no quiere decir que sea lo único bueno de la película. De hecho, Tiburón es una clase maestra de cómo generar tensión y suspenso. Infamemente, el animal del título iba a verse en muchas más escenas de la películas, pero como el animatrónico no dejaba de fallar, Spielberg tuvo que esconderlo, utilizando tomas subjetivas para desarrollar tensión, mostrándolo en todo su esplendor únicamente al final. Y una mejor decisión no pudo tomar: esto convierte al filme en un gran ejercicio de terror, protagonizado por personajes memorables, y lleno de secuencias ahora ya famosas. De lo mejor que ha hecho Spielberg en toda su carrera, lo cual, como deben saber, ya es decir algo.

1. Alien (1979)



Muchos prefieren la secuela, Aliens, dirigida por James Cameron, pero si me preguntan a mi, las dos cintas son igual de perfectas. Mientras que la segunda parte se concentra más en la acción y el espectáculo, sin dejar el aspecto humano, la primera es como ver una película de Casa Encantada en el espacio: un filme de terror que en vez de tener a un asesino serial o un fantasma de antagonista, tiene a un alienígena monstruoso, impecablemente diseñado por el retorcido H.R. Giger (sus otros diseños, como el del Facehugger, son igual de icónicos). Perturbadora, increíblemente dirigida por el gran Ridley Scott (quien este año estrena Alien: Covenant, una nueva precuela), y protagonizada por una icónica Sigourney Weaver (aunque debo confesar que está incluso mejor en Aliens), Alien es uno de los mejores filmes de terror jamás estrenados,;inmediatamente influyente, y una película que ha aguantado muy bien el paso del tiempo. Por eso, para mi, es la mejor película de monstruos jamás hecha.

El Rey está de vuelta



Puede que King Kong no sea, para mi, la mejor película de monstruos que jamás haya visto, pero eso no quiere decir que no esté emocionado por ver Kong: Isla Calavera. De hecho, incluí la película original en el puesto 3, y aunque el remake de Peter Jackson no entró a la lista, también es un blockbuster memorable e innegablemente entretenido.

Isla Calavera, por otro lado, promete ser entretenimiento puro y duro. El reparto está de lujo, los efectos visuales se ven de primera, y la película en general parece haber sido dirigida con estilo, como una mezcla entre filme japonés serie B, con Apocalipsis Ahora, de Francis Ford Coppola. Si dicha mixtura no les llama la atención, pues no hay mucho que pueda hacer o decir para convencerlos. A los demás, estoy seguro, los veré en la sala de cine.

Los dejo con el trailer de Kong: Isla Calavera. ¡Hasta la próxima semana!





VER MÁS PUBLICACIONES