Lo mejor de Antoine Fuqua


Sebastián Zavala

Asistente de Dirección y Crítico de Cine
Blogger Oficial



Antoine Fuqua es uno de los directores más subvalorados del momento. A pesar de no tener ninguna obra maestra en su filmografía, ha demostrado, a través de los años, que es capaz de dirigir thrillers, películas de acción y hasta historias épicas de manera eficaz, entretenida, y hasta brutal. De hecho, uno puede observar que da lo mejor de sí cuando se junta con el gran Denzel Washington, actor con el que ha colaborado en varias películas, desde Día de Entrenamiento, hasta Los Siete Magníficos.

Y es precisamente debido al estreno de esta última película este jueves, que he decidido traerles una lista de lo que son, para mi, las cinco mejores cintas dirigidas por el talentoso Antoine Fuqua. Reconocerán algunas, otras quizás no tanto, pero les garantizo que vale la pena ver todas, especialmente como una suerte de antesala para el estreno del tan esperado remake.

Veamos.

5. Objetivo: La Casa Blanca



El 2013 fue un año curioso, ya que en él se estrenaron dos películas con premisas extrañamente similares: ambas tienen a un protagonista aguerrido a valiente, que debe vencer a un grupo de villanos que han decidido tomar la Casa Blanca para destruir a los gobernantes de los Estados Unidos. Pero mientras que La Caída de la Casa Blanca, de Roland Emmerich, es una cinta de acción exagerada, ridícula y hasta por momentos burlable, Objetivo: La Casa Blanca, de Antoine Fuqua, decide hacer algo quizás menos ambicioso pero finalmente más interesante con su premisa: copiarse de Duro de Matar. Porque si hay una manera breve y concisa de resumir esta película, pues sería diciendo “Duro de Matar en la Casa Blanca”. El Mike Banning de Gerard Butler es un John McClane completo, valiente, capaz de matar a cualquier tipo de villano, pero vulnerable por momentos, y el Kan de Rick Yune (Otro Día para Morir) es un villano memorable e implacable. La acción está filmada con estilo y es brutal (a diferencia de la cinta de Emmerich, esta es para mayores de 18 años), y con un reparto que incluye a estrellas como Aaron Eckhart(¡quien interpreta al presidente!), Morgan Freeman, Angela Bassett, Melissa Leo, y Radha Mitchell, pues no hay pierde. La secuela, La Caía de Londres, es inferior, pero felizmente no logra malograr nuestros recuerdos de la acción frenética y emocionante que logró presentar este filme.

4. Rey Arturo



Recuerdo haber visto Rey Arturo cuando se estrenó en cines el año 2014 —tenía entre 13 y 14 años. No me pareció una gran película, pero recuerdo haberla disfrutado. Meses después, me la compré en DVD, y a través de los años la he visto repetidas veces. Sí, a comparación de otras películas épicas de la época, como Troya o, por supuesto, El Señor de los Anillos, el filme sufre, y sí, las peleas son algo tediosas y lentas, pero en general no puedo evitar sentir que Rey Arturo tiene un encanto propio, algo que hace que quiera verla una y otra vez. Puede que esté relacionado a la estética tan realista y lúgubre que maneja; al fabuloso villano interpretado por el siempre sólido Stellan Skasrsgard; a que en aquella época tuviese una fijación con Keira Knightley (hey, era adolescente), o a que Clive Owen (quien interpreta a Arturo) siempre me ha parecido un artista subvalorado. Rey Arturo no tiene nada de cierto, por mucho que Fuqua y compañía quiera convencernos de ello durante sus créditos iniciales, pero sí es emocionante, interesante, bien actuada y visualmente vistosa. Si no la vieron en su debido momento, pues les recomiendo que lo hagan ahora. A mi parecer, es un filme que debería ser reconsiderado años después de su estreno original; ¡puede que lo convirtamos en una película de culto!

3. El Tirador



De manera similar a Objetivo: La Casa Blanca, El Tirado es una película de acción pura y simple, sin mayores ambiciones, pero que logra cumplir sus objetivos con elegancia y suspenso. El protagonista, Bob Lee Swagger, un tirador que sale del exilio para vengarse de quienes trataron de difamarlo y culparlo de tratar de matar al presidente, es interpretado con seriedad e intensidad por Mark Wahlberg; El Tirador fue una de las primeras cintas que logró convencerme de que Wahlberg es capaz de llevar un filme sobre sus hombros, y de interpretar a un héroe de acción con aplomo. Las secuencias de combate y de disparos generan tensión y son filmadas con claridad, y la trama, a pesar de ser básica —una típica historia de venganza, sin muchos matices morales ni nada por el estilo— logra atrapar al espectador. Además, El Tirador fue la primera película en donde vi a la talentosa Kate Mara; a pesar de tener un rol algo gratuito, se trata de una temprana demostración de su talento. Actores secundarios como el siempre subvalorado (huh, he usado mucho esta palabra en este artículo) Elias Koteas, el gran Danny Glover y el entretenidísimo Michael Peña tienen papeles importantes. El reparto es de lujo, la acción es excelente, y la trama funciona; ¿qué más podemos pedir de un filme de este tipo?

2. Revancha



En teoría, hacer una película de deportes que logre inspirar a su público no debería ser difícil; hay decenas de ejemplos, muchos de los cuales manejan terribles clichés (como los discursos exagerados) pero sin embargo funcionan. Filmes de boxeo, hay muchos también, pero pocos logran quedarse en la mente de la gente; solo películas excepcionales como Rocky, Toro Salvaje o incluso Cinderella Man, de Ron Howard, logran resaltar. Habiendo dicho eso, y a pesar de que Revancha no llega al nivel de los filmes anteriormente mencionados, debo admitir que se trata de una sólida película de boxeo, emocionante y tremendamente emotiva. Se trata del primer filme en donde Fuqua logra demostrar que es tan bueno transmitiendo sentimientos fuertes como filmando acción cruda; los combates entre el Billy Hope de Jake Gyllenhaal (quien hace un excelente trabajo) y sus oponentes están perfectamente escenificados, de eso no hay duda, y tanto el trabajo de maquillaje como la coreografía de las peleas hacen que uno se involucre en ellas, pero el filme funciona gracias a su componente emotivo. La relación entre Hope y su esposa, y luego, Hope y su hija, son lo que le dan su centro emocional, y le permite al filme desarrollar una historia muy humana, con la cual uno se puede identificar. Sí, es estereotípica, por momentos, y algo previsible. Pero se siente HONESTA, y eso es algo muy importante en películas de este corte, especialmente cuando están basadas en historias reales.

1. Día de Entrenamiento



Asumo que muchos se la veían venir. Después de todo, es la película que le dio su segundo Óscar a Mejor Actor a Denzel Washington. Y sí, Washington hace un excelente trabajo al interpretar al Detective Alonzo Harris, el protagonista del filme. Pero si la película funciona tan bien, también se debe al trabajo de Fuqua, quien le otorga una energía, una cualidad urbana y verosímil y oscura a la historia. Las interacciones entre el Jake Hoyt de Ethan Hawk, inocente y sin experiencia, y el Harris de Washington, experimentado y cínico, son lo que le dan un centro emocional al filme, y las secuencias de acción, brutales y realistas, nos permiten, como espectadores, entrar a un mundo con el que no estamos familiarizados, crudo y violento. Se trata de una ciudad corrupta, en donde la gente con poder decide sobre las vidas de los demás, una realidad que muchas veces hemos visto en el cine, pero que es retratada con poder en Día de Entrenamiento. Es una película entretenida, sí, pero también una gran demostración de lo que Fuqua puede hacer a nivel de dirección de actores; tanto Washington como Hawk dan actuaciones excelentes, y ello, junto con la estética realista del filme, la acción cruda y la historia hipnotizante, convierten a Día de Entrenamiento en la mejor película de AntoineFuqua hasta el momento.

De regreso al Viejo Oeste



Pero con Los Siete Magníficos, Fuqua está tratando de hacer algo diferente. Después de haber dirigido filmes épicos, policiales, de acción y de suspenso, se está adentrando en el mundo de los Western, y encima para rehacer un clásico del cine norteamericano: Los Siete Magníficos, el cual, a su vez, era una suerte de remake occidentalizado de Los Siete Samurai, del legendario Akira Kurosawa.

Es una tarea difícil, la cual estoy seguro Fuqua será capaz de cumplir. Los dejo con el trailer de esta nueva versión de Los Siete Magníficos. ¡Hasta el siguiente martes!





VER MÁS PUBLICACIONES