El cine de Alex Proyas


Sebastián Zavala

Asistente de Dirección y Crítico de Cine
Blogger Oficial



Dioses de Egipto no parece ser más que un blockbuster millonario lleno de efectos digitales, pero a pesar de que no se nota a primera vista, es una película que tiene el potencial de ser algo un poco más interesante. Después de todo, su director es Alex Proyas, un talentoso cineasta que nos ha entregado algunas de las historias más visualmente impactantes y entretenidas de las últimas décadas.

Sí, es cierto que la calidad de los filmes producidos por el cineasta nacido en Egipto (!) ha bajado en los últimos años, pero eso no quiere decir que uno no se pueda emocionar por su siguiente cinta. Especialmente considerando que se trata de su primera película en 7 años, desde que estrenó Presagio el 2009.

Es por todo esto que vale la pena hacer un breve repaso por la filmografía de Proyas, un director visionario que, a pesar de haber tenido un par de tropiezos a lo largo de su carrera, esperamos regrese con fuerza con Dioses de Egipto. Habrá que ver.

Espíritus del Aire, Gremlins de las Nubes (1989)



La primera película de Proyas como director (después de haber realizado una serie de cortometrajes en los años 80) es su menos conocida. Admito no haberla visto (no estoy seguro de cómo conseguirla, siquiera, aunque no dudo que sea posible), pero suena bastante interesante, y similar en temática y tono a lo que el director eventualmente desarrollaría en años posteriores. Los protagonistas son los hermanos Felix (Michael Lake) y Melissa Davis (Betty Crabtree), quienes tienen que sobrevivir en un desierto posapocalíptico hasta que se encuentran con un extraño. La trama es simple, pero conociendo el estilo de Proyas (y habiendo visto algunos clips del filme en Internet), esto es compensado por su particular estilo visual. La película no está disponible en ningún formato físico (DVD, Blu-ray), pero estoy seguro que una búsqueda en Google (o una visita a cierto Centro Comercial cerca al Centro de Lima) les brindará los resultados deseados.

El Cuervo (1994)



Una de sus películas más famosas, y quizá la más controvertida de su carrera. El Cuervo es un intenso ejercicio de estilo visual y acción llena de suspenso, pero la mayoría del público la conoce más por la historia DETRÁS de su desarrollo. El protagonista es Brandon Lee, hijo del famoso Bruce Lee, quien lamentablemente murió durante el rodaje del filme cuando, para una escena de disparo, se utilizó una bala verdadera en vez de una de salva. Brandon ya había filmado la mayoría de sus escenas para cuando sucedió esto; y para las pocas tomas que le faltaban, se utilizaron efectos digitales para recrear su rostro entre las sombras o para planos lejanos. El Cuervo es una película oscura y llena de estilo, bien contada y emocionante, pero es imposible verla si sentir algo de nostalgia por el fallecido Lee.

Dark City (1998)



Probablemente la mejor película de Proyas hasta el momento. Protagonizada por el subvalorado Rufus Sewell (a quien también veremos en Dioses de Egipto), el filme nos cuenta la historia de un hombre con un misterioso pasado, que recuerda muy poco sobre su vida, y que tiene que lidiar con una esposa que simplemente no puede recordar, en una ciudad que no recibe la luz del sol. También aparecen William Hurt; Kiefer Sutherland antes de hacer de Jack Bauer, y la siempre talentosa Jennifer Connelly. Llena de tensión, efectos visuales (y prácticos) simplemente impresionantes, planos memorables y una dirección de fotografía que favorece las sombras y los altos contrastes, Dark City es una película que debió ser vista por más gente. Es tan buena, que gran crítico Roger Ebert la consideraba como una de sus películas favoritas de toda la historia, tanto así que grabó un audio comentario para su edición en DVD y Blu-ray. En serio, no se la deben perder.

Días de Garaje (2002)



Días de Garaje es la película más sencilla jamás dirigida por Proyas. No es una fantasía ni una historia de ciencia ficción ni un filme posapocalíptico. Y no cuenta con ninguna celebridad en su reparto (el único al que podrían reconocer es Marton Csokas, quien ha aparecido en filmes como El Señor de los Anillos, XXX o El Sorprendente Hombre Araña 2). La película trata sobre una pequeña banda de garaje en Sydney, Australia, que trata de alcanzar la fama. Lamentablemente, a pesar de tener pocas ambiciones, la cinta simplemente no funciona, ya que trata de hacer demasiadas cosas y manejar demasiados tonos diferentes: mezcla comedia con tragedia con drama, y no logra hacer que ninguno de estos aspectos funcione. Las actuaciones no son malas, pero se nota que Proyas está fuera de su elemento.

Yo, Robot (2004)



Otra película controversial en la filmografía de Proyas, esta vez no por los sucesos que se dieron durante su rodaje, si no más bien debido a la manera en que trató un material ya existente. Yo, Robot comparte título con una obra del afamado Isaac Asimov, pero a pesar de presentar las leyes de la robótica creadas por el mismo autor, así como algunos personajes de sus novelas, no podríamos decir que el filme respete al 100% a su fuente de inspiración. Sin embargo, dejando eso se lado (lo cual puede resultar muy difícil para los fanáticos de Asimov), Yo, Robot es una cinta de acción y ciencia ficción bastante competente. Los efectos especiales son impresionantes, las secuencias de acción son tensas y emocionantes, la actuación protagónica de Will Smith es carismática, y el final es bastante diferente a los que las películas de este tipo nos tienen acostumbrados. Eso sí, algo que no le puedo perdonar a Proyas es el descarado uso del “product placement” a lo largo de la cinta: desde Converse hasta Audi, hay varias marcas que hacen su aparición en Yo, Robot, lo cual llega a llamar DEMASIADO la atención.

Presagio (2009)



Presagio es una gran película, ambiciosa, misteriosa, bien actuada y visualmente espectacular, una de las mejores historias de ciencia ficción y misterio en años… hasta que llegamos al final. No se lo quiero arruinar a aquellos que no hayan visto el filme todavía; sólo basta con decir que todo lo bueno que Proyas había logrado durante casi dos horas de metraje, es arruinado por una conclusión ilógica, exagerada y tonta. Es por ello que no puedo recomendar Presagio al 100%… pero sí puedo decir que, ignorando dicho final, se trata de uno de los filmes más interesantes de Proyas, lleno de simbolismo y teorías que le dan una dimensión interesante a la trama. Y bueno, el protagonista es Nicolas Cage, uno de mis actores favoritos… ¿Qué más podría pedir?

Dioses de Egipto (2016) y más allá



Dioses de Egipto es una película que, a pesar de basarse en la mitología del Antiguo Egipto (podremos ver en ella a dioses como Ra o Set encarnados por actores reales), no está basada en la historia, al menos según el mismísimo Proyas. Fuera de la controversia que causó el casting (no hay un solo actor Egipcio en el reparto… y casi todos son caucásicos), el filme tiene el potencial de ser una aventura visualmente espectacular y entretenida, especialmente sabiendo del énfasis que le da Proyas a la dirección de fotografía y los efectos especiales de sus películas. Bajo la dirección de otro cineasta, no valdría la pena prestarle atención a la película, pero sabiendo que la dirige Proyas… ¡pues no puedo evitar emocionarme un poco!

Ojalá hayan disfrutado de este breve repaso por la carrera de este interesante director. Como siempre, los dejo con un trailer (¡Dioses de Egipto!), y… ¡hasta la próxima semana!





VER MÁS PUBLICACIONES